Gendarmería Nacional allanaba esta mañana el municipio de Villa La Angostura, en el marco de una causa que investiga faltantes de ketamina. Se trata de la misma droga que, según confirmaron recientemente pericias de esa fuerza, estaba presente en el cuerpo del fiscal Alberto Nisman al momento de su muerte.

El procedimiento se desplegó esta mañana a partir de una denuncia de falta de ketamina en la sede comunal. Esa droga es utilizada para anestesiar animales pero también puede ser comercializada como psicofármaco.

Según informa el medio local Diario de Río Negro, las personas que se encontraban en el lugar durante el operativo no pudieron salir o ingresar al edificio al menos hasta el mediodía. Trascendió que entre los elementos secuestrados hay documentación y frascos de ketamina que estarían en la caja fuerte del municipio.

Esta situación tomó estado público cuando el auditor municipal, Gerardo Minnaard, radicó la denuncia en el juzgado federal de Zapala por manejo irregular y presunto faltante de ketamina en la delegación de zoonosis.

Según pudo saber Infobae, Minnaard, quien hace muy poco tiempo tomó sus funciones, al realizar un control detectó el faltante de droga en el sector de Veterinaria del Municipio (Zoonosis) y decidió denunciarlo.

Ketamina en el cuerpo del fiscal Nisman

El fiscal apareció muerto de un tiro en la cabeza el 18 de enero de 2015 en su departamento de Le Parc (Martín Rosenzveig)
El fiscal apareció muerto de un tiro en la cabeza el 18 de enero de 2015 en su departamento de Le Parc (Martín Rosenzveig)

El hecho ocurre a pocos días de que la misma droga fuera protagonista al ser parte de las pericias de Gendarmería por la muerte del fiscal Nisman, misma fuerza que hoy realizó el allanamiento en la municipalidad neuquina.

La primera de las conclusiones es que lo mataron dos personas, quienes lo redujeron y luego le dieron ketamina para que el fiscal de la ex UFI AMIA no pudiera defenderse.

Finalmente, según los resultados recientemente dados a conocer, mientras uno de los asesinos lo sostenía, el otro disparó. Quien lo ejecutó se colocó detrás del fiscal y el disparo fue de abajo para arriba, de derecha a izquierda y cruzado arriba de la oreja a unos tres centímetros.

Luego, tiraron el arma detrás del cuerpo y lo acomodaron, lo que explica que la pistola aparezca detrás del hombro izquierdo.

LEA MÁS