Ricardo Jaime y el Mono Minnicelli: corrupción bajo el mismo techo

olavieri@infobae.com
Claudio “El Mono” Minnicelli, cuñado de Julio de Vidio, y Ricardo Jaime
Claudio “El Mono” Minnicelli, cuñado de Julio de Vidio, y Ricardo Jaime

Ricardo Jaime, secretario de Transporte entre 2003 y 2009, está preso en la cárcel de Ezeiza. Claudio "El Mono" Minnicelli también. Puede decirse que ambos viven en el mismo lugar. Aunque el cuñado de Julio De Vido fue alojado en el Hospital Penitenciario Central y Jaime está en un pabellón con otro ex secretario de Estado kirchnerista acusado de corrupción: el de Obras Públicas, José López.

No es la primera vez que Jaime y Minnicelli estarán bajo el mismo techo. Ambos ya vivieron en el mismo lugar pero no al mismo tiempo.

La historia se remonta a los inicios del kirchnerismo en el gobierno nacional cuando Jaime no tenía dónde vivir y, convocado por su amigo el presidente Néstor Kirchner, dejó la provincia de Córdoba para asumir como secretario de Transporte.

No tenía experiencia para manejar el sistema de transporte del país -algo que quedó demostrado con su gestión- ni lugar de alojamiento. Por eso el sindicalista fallecido Gerónimo "Momo" Venegas -kirchnerista entonces- le dio una habitación del hotel del gremio de los peones rurales a cambio de 30 pesos la noche. Jaime juró como secretario de Transporte el 28 de mayo de 2003.

El 4 de julio de 2003, tan solo 37 días después, Jaime ya se había mudado a un coqueto departamento en la calle Cerrito en Retiro. Dejó de vivir en un hotel sindical para instalarse en un departamento cuyo alquiler lo pagaba Néstor Otero, dueño de la Terminal de Ómnibus de Retiro a quien Jaime debía controlar como autoridad de aplicación del contrato de explotación del lugar donde llegan y salen los colectivos de larga distancia. Un caso de corrupción puro y duro. Sin atenuantes.

En 2015 Jaime admitió haber cobrado las coimas de Otero. Jaime, coimero confeso, fue condenado y Otero consiguió una probation. En los contratos de Jaime con la empresa "Frans Bell", que alquilaba los departamentos, aparecieron como garantes varios ejecutivos de la empresa de Otero. Así se descubrió el caso. Los garantes también recibieron una probation.

Quedó comprobado que Otero -que mantiene en la administración macrista los negocios conseguidos durante el kirchnerismo- tardó tan sólo 888 horas en garantizarle-pagarle, mes a mes, el alquiler al funcionario que, en nombre de todos los argentinos, tenían la obligación de vigilar
los intereses del Estado en relación con la concesión de la Terminal de
Ómnibus de Retiro. Fue una coima exprés. Que se mantuvo durante los años en que Jaime fue funcionario. Otero le regaló a Jaime un hotel en Carlos Paz y una casa de fin de semana en San Isidro para agradecerle los servicios prestados.

Pero Otero no solo apostó por Jaime. El 16 de septiembre de 2003, cuando Kirchner llevaba menos de cuatro meses en la Casa Rosada, Otero le puso unas fichas a Minnicelli. Por entonces "El Mono"-hoy preso en Ezeiza por la causa denominada "La mafia de los contenedores"- era conocido como el cuñado influyente de De Vido, el poderosísimo ministro de Planificación y hombre de absoluta confianza del entonces presidente Kirchner. Se creía que Minnicelli podía interceder ante De Vido y "asesorarlo" en diferentes situaciones vinculadas con su función. De hecho era De Vido -según el organigrama gubernamental- el jefe de Jaime.

Ese día Minnicelli firmó contrato de alquiler con "Frans Bell" para vivir por dos años en el departamento del la avenida del Libertador 654 piso 12. En el contrato figura como garante Diego Ariel Otero, unos de los dos hijos del empresario millonario que ha contribuido para que mucha gente tenga un buen pasar.

Contrato de alquiler del departamento de Minnicelli: Otero, el garante

No se investigó judicialmente si Otero le pagó el alquiler a Minnicelli o tan solo fue garante. Si se replicara en este caso lo demostrado por la Justicia en el caso de Jaime, se podría inferir que Otero se encargaba de todo y le facilitaba las cosas a alguien que se presumía que podía influir sobre el ministro, que tenía un enorme poder que podía afectar los negocios del "Señor de las Terminales".

Lo cierto es que Jaime luego de vivir en el departamento de la calle Cerrito que le pagaba Otero se mudó. Mejoró su situación habitacional gracias a la inestimable ayuda de Otero, quien siguió contribuyendo para alegrar la vida del funcionario y de ese modo conseguir que sus negocios crecieran.

Jaime se mudó al mismo departamento en el que había vivido Minnicelli: Libertador 654 piso 12. Es decir que ahora en Ezeiza, Jaime y Minnicelli vuelven a vivir en el mismo lugar.

A Otero le fue muy bien. Por ejemplo, consiguió extender su contrato de explotación de la Terminal de Retiro hasta el año 2015. Pagó un canon menor al que venía pagando en los primeros años del kirchnerismo y el que negoció las condiciones del contrato con uñas y dientes en nombre de los argentinos fue Jaime.

Coimeador y coimeado decidieron los términos de un contrato que aún se encuentra vigente. Y Otero sigue con sus negocios que no tienen color partidario: con todos se lleva muy bien.

La historia de corrupción que enlaza a Jaime con Minnicelli tiene en común el nombre de Otero. El empresario que pagaba alquileres. De funcionarios públicos o posibles influyentes que le podrían dar una mano para que sus negocios fueran cada día más rentable. Como sucede hasta ahora.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos