Así escondía la plata el comisario de la bonaerense detenido por coimas

Denuncian que detrás de la Verificación Técnica Vehicular se esconde uno de los mayores negocios de la fuerza

La semana pasada el comisario de la policía bonaerense Alberto Miranda, fue detenido durante un operativo en la Planta Verificadora de esa fuerza en Villa Tesei, partido de Morón, que pertenece a la Dirección de Prevención de Delitos contra el Automotor. Se conocieron imágenes de los lugares donde el policía guardaba el dinero y detalles del mecanismo.

El allanamiento fue ordenado por el fiscal de la UFI 4 de Morón a cargo de Marcelo Papavero, tras una denuncia que describía detalles de una entrega de dinero entre policías. Miranda fue sorprendido encerrado en su oficina contando los 199 mil pesos que había recaudado.

Ahora se busca determinar si el comisario era parte de un sistema de recaudación del dinero que terminaba en la política o si él repartía entre otros miembros de su fuerza las millonarias sumas de dinero negro que se obtenían de las plantas verificadoras. Se calcula que por año se robaban unos treinta millones de pesos.

"Al principio no quiso abrir. Le golpearon varias veces la puerta hasta que las fuerzas de seguridad amenazaron con derribarla. Estaba muy nervioso. Había escondido la plata dividida en fajos en varios lugares", detalló el abogado Guillermo Berra, una suerte de fiscal a cargo de la Auditoría General de Asuntos Internos, al programa televisivo La Cornisa, que dio a conocer este domingo imágenes de los lugares donde el oficial guardaba la recaudación.

Según el relato de Berra el comisario no dijo una palabra. Le leyeron sus derechos, lo esposaron y se lo llevaron detenido a la comisaría 5ta. de Haedo acusado de "extorsión y tenencia ilegal de arma de guerra" que le fue encontrada en su baúl al momento de su detención.

Tenía un DNI "de otra persona en su billetera" y también se lo investiga por enriquecimiento ilícito a partir de irregularidades en su declaración jurada. El hijo de Miranda, también policía, ya había sido desafectado de la fuerza sospechado de corrupción.

Según el abogado, se trata de una investigación a más de 20 plantas que controla la policía en toda la provincia con sospechas de hechos de corrupción y severas irregularidades.

Hay más de 25 policías imputados que fueron desafectados, algunos ya se retiraron o pidieron la baja. Eran los titulares de plantas, administradores y otros policías que trabajan ahí.

El sistema

La maniobra por la cual se engrosaba esta nueva caja negra de la corrupción policial consistía en que "se hacían trámites en negro. Es decir que se facturaban entre el 10 y el 20 por ciento de la recaudación de cada planta verificadora que dependía de la policía", explicó Berra.

A partir de esto el ministro de seguridad Cristian Ritondo resolvió transferir la planta de verificación automotor a manos de civiles "con un sistema de recaudación online que impida los pagos en efectivos y haga más transparente el proceso".

"Miranda puede transformarse en un colaborador de la investigación ya que era el director de prevención de robo automotor de quien dependen todas los puestos verificadores, que son en total más de 120 en toda la provincia", precisó además el jurista.

Esta nueva caja negra se sumó a las denuncias por hechos de corrupción en lo que podría denominarse la mayor purga en la historia de la Bonaerense, una fuerza con más de 95 mil efectivos que, desde el 10 de diciembre del 2015 al 15 de abril de 2017, hizo un total 11.273 sumarios; apartó de la fuerza a 4.439 efectivos; suspendió a 1.155; detuvo a 362 agentes e investiga por enriquecimiento ilícito a más de 300 policías de más de 900 efectivos investigados en estos sumarios.

LEA MÁS

Detuvieron a un comisario de la policía bonaerense por coimas