Otra muerte. Otro femicidio. Otra vez la sociedad consternada. Esta vez se trata de Araceli Fulles, cuyo triste final fue confirmado esta mañana por el fiscal general de San Martín, Marcelo Lapargo. Detrás de ese desenlace hay una historia que los investigadores intentan reconstruir.

El cadáver fue hallado en la casa de Darío Gastón Badaracco, el hombre que se cree que la vio por última vez y a quien se le atribuye una relación amorosa con la joven. Llamativamente, o quizás no, Badaracco desapareció del radar de los investigadores en el momento en que se inició el allanamiento en su domicilio.

Expertos criminalistas consultados por Infobae coinciden en que el patrón denunciado por el colectivo #NiUnaMenos se vuelve a repetir en esta oportunidad. Esto se reconfirmará cuando se practique la necropsia legal de los restos a partir de las 10:30 de la mañana de este viernes.

La principal hipótesis que manejan los investigadores es que la noche del 1° de abril alguien conocido llevó engañada a Araceli a la vivienda de la calle Alfonsina Storni al 4400, de José León Suárez, donde se había organizado un asado. Al llegar al lugar había más personas. Se sospecha que el grupo intentó abusar de la joven, que se resistió como pudo hasta que la mataron. 

Télam / Alfredo Luna
Télam / Alfredo Luna

Raúl Rodríguez, jefe de la División Can de los Bomberos voluntarios de Punta Alta, reveló que un perro llamado "Halcón" fue el que marcó el lugar gracias a un arduo trabajo de seguimiento de las huellas de olor, con prendas que habían tenido contacto reciente con la persona que se buscaba.

Según relató Rodríguez, esa información fue transferida al perro entrenado y, durante un rastrillado en una plaza cercana al lugar del allanamiento, el can detectó una huella de olor y los llevó directamente a la vivienda, donde "se sentó frente a la puerta".

Durante el allanamiento en el domicilio de Badaracco, "Halcón" se inquietó visiblemente al entrar a una precaria construcción en la parte trasera. Allí, bajo cal, escombros y una capa de cemento de colocación reciente había partes del cuerpo de la mujer.

Télam / Alfredo Luna
Télam / Alfredo Luna

Luego de las tareas de excavación –a unos 35 centímetros de profundidad bajo una losa de cemento y material de construcción– se halló el cuerpo de Araceli. "Se encontraba en posición decúbito dorsal con extremidades inferiores flexionadas hacia atrás, no pudiendo advertir a simple vista la causa del fallecimiento", comentaron fuentes policiales a este medio.

El cuerpo de Araceli se encontraba completamente desnudo y los médicos que lo revisaron establecieron que la data del fallecimiento "es entre 28 y 30 días", coincidiendo con la fecha en la que se vio a la joven de 22 años con vida.

Badaracco había declarado ante el fiscal el jueves por la mañana, horas antes del hallazgo del cuerpo en su casa. Por la noche, cuando la DDI de San Martín de la Policía Bonaerense irrumpió en el lugar, el hombre ya estaba prófugo.

En la mañana de este viernes, tres efectivos de la Policía Bonaerense fueron desafectados preventivamente, en el marco de la investigación del crimen de Araceli.

El gobierno bonaerense estuvo a lo largo de todo el proceso cerca de la familia a través del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, y de Justicia, Gustavo Ferrari, y dispuso un equipo de "asistencia a la víctima" para trabajar con la familia.