El detenido junto a Chacón Pérez, una de las asesinadas.
El detenido junto a Chacón Pérez, una de las asesinadas.

La situación de Hugo Hidalgo (42), acusado de matar a Maruja Chacón Pérez (50) y a su hija Shirley Cielo Barrientos (15), no puede estar más complicada. El camino hacia la condena perpetua parece inexorable. Eso al menos indica la enorme cantidad de rastros que el sospechoso dejó tras la desaparición de los cuerpos de las dos mujeres, halladas enterradas el martes 7 de febrero en un terreno en Punta Lara.

Hidalgo cayó en Misiones y esta tarde fue traído por Gendarmería a la ciudad de La Plata, donde quedará preso en la alcaidía Pettinato. Pero antes deberá enfrentarse al fiscal Marcelo Romero, quien lo acusa de doble homicidio agravado, lo que le valdría prisión perpetua. Lo más probable es que el sospechoso se niegue a declarar y que en menos de un mes, Romero pida la prisión preventiva.

Hidalgo, al llegar a La Plata
Hidalgo, al llegar a La Plata

Para los investigadores el tendal de evidencias que dejó Hidalgo no da demasiado lugar a dudas sobre quién cometió el femicidio. "Fue torpe, hizo todo para que lo atrapen", comentó alguien vinculado al caso. Es que tras el hecho, el acusado cerró su Facebook, renunció a su trabajo y dejó marcas de sangre, entre otras pruebas.

Lo que ahora intentará determinar el fiscal Romero es el móvil del crimen. La especulación es que Hidalgo, que tenía una relación de pareja con Chacón Pérez, quiso abusar sexualmente de la hija de la mujer. El primer indicio es que el cuerpo de la chica, enterrado vivo, estaba desnudo, y el de la madre no. Aunque por el estado de descomposición de los cuerpos no se pudo revelar si hubo agresión sexual. Una testigo que estaba a metros de donde se alojaban las víctimas con Hidalgo contó a los investigadores que escuchó música, gritos y en un momento que la adolescente decía "dejá, soltame".

El acusado, al momento de ser detenido en Misiones
El acusado, al momento de ser detenido en Misiones

Por eso, al menos por ahora, los investigadores descartan la posibilidad de que haya habido un intento de secuestro por un tema de trata de personas. "Eso es crimen organizado y los que participan no actúan con semejante torpeza", comentó una fuente que participa de las pericias.

LEA MÁS: