Fue confirmado este jueves que los huesos encontrados en un campo cerca de las localidades cordobesas de Montebuey e Inriville pertenecen a Mariela Bortot.

Según precisan medios cordobeses, la ficha odontológica estableció que los restos son de la mujer de 40 años, desaparecida el 25 de enero de 2014.

El informe da cuenta también de que entre lo encontrado había una prótesis en el hombro, igual a la que tenía Mariela, mientras que se descartaron heridas en los huesos, dato vital este último para saber cómo fue asesinada.

El fiscal Oscar Aliaga va a ordenar para completar el informe el cotejo de ADN con los familiares, resultados que estarían para dentro de unos 20 días.

Un caso que conmovió a Córdoba

Mariela Bortot (40), madre de dos hijas, era empleada en el bar de una estación de servicio y fue vista por última vez el 24 de enero de 2014, cuando salió a caminar.

Fue un jornalero, que actualmente está preso en la cárcel de Villa María, quien señaló el lugar donde dijo haber visto que podría haber sido enterrada la mujer, pidiendo hablar con los familiares de Bortot para contarles lo que había visto.

Fue por esta razón que en el campo señalado por el preso, comenzó una excavación que dio como resultado la recuperación de los restos óseos. Inmediatamente, tras el hallazgo positivo de los huesos humanos, se detuvo ese procedimiento y se convocó a los antropólogos forenses del Poder Judicial.

LEA MÁS