No hay ningún hecho, discusión o acontecimiento que pueda jusitifcar semejante masacre. Pero sí hay indicios que podrían determinar por qué se desató tanta locura en la madrugada del domingo mendocino.

La coordinadora del Ministerio Público Fiscal, María Teresa Day, aseguró esta mañana que la Justicia cree que la violencia se desencadenó porque el homicida exigía que se le reconozca la paternidad de una beba de 10 meses. Sin embargo la familia de una de las víctimas dio una versión opuesta.

Paula Arias, hermana de Claudia, asesinada por Daniel Zalazar en el múltiple femicidio de Mendoza, contó que el asesino "no quería saber nada" sobre la filiación de la pequeña.

"No sé qué pasó. No entiendo cómo una persona puede hacer eso. Yo creo que todo se originó más que nada porque él no quería a la nena. No quería saber nada. No quería reconocerla. Igual nada puede justificar lo que hizo", contó en diálogo con Luis Majul en radio La Red.

Daniel Zalazar – Femicidio en Mendoza
Daniel Zalazar – Femicidio en Mendoza

Claudia Arias y Zalazar tuvieron una relación corta. Casi de novios. Durante ese lapso, la mujer quedó embarazada y se lo contó a su pareja, quien desde un principio no quiso aceptar la paternidad. Desde ese día comenzaron los problemas, sin embargo no había antecedentes de violencia.

Zalazar sí tuvo algunas historias conflictivas en su infancia. Cuentan sus allegados que fue víctima de bullying por un problema en el habla y recuerdan algunas peleas de las que fue protagonista. Esas trifulcas fueron las que lo llevaron a empezar a practicar Taekwondo, pasión que compartió con Claudia en Mendoza.

La beba en cuestión es la niña que está internada luchando por su vida en el Hospital Notti. El director informó que la pequeña está grave, conectada a un respirador. En una situación similar se encuentra su medio hermano de 11 años. Ambos tienen heridas de arma blanca y golpes.

 

Lea más: