Tuiteó que su marido hará “home office forever” y desató una impensada grieta marital que se volvió viral

Después de 18 meses de compartir con su esposo las 24 horas del días, Alicia creyó que con las medidas de apertura anunciadas por el gobierno él volvería a trabajar a la oficina. Pero eso no sucedió, la situación empeoró aún más y la catarsis que hizo en Twitter despertó un inusual enfrentamiento entre sus seguidores

Tuiteó que su marido hará “home office forever” y desató una impensada grieta marital que se volvió viral (Pexels Cotton Bro)
Tuiteó que su marido hará “home office forever” y desató una impensada grieta marital que se volvió viral (Pexels Cotton Bro)

Todos los que conocen a Alicia saben que si hay algo que la caracteriza es su frontalidad y su sentido del humor. De hecho, en su cuenta de Twitter @soyalicia, su mensaje fijado es “JODANSE como respuesta a todo”.

Y curiosamente, la que ahora se encuentra en esa situación es la propia Alicia, ya que la semana se enteró de una noticia que terminará de cambiar su vida por completo aunque ella prefiera tomárselo con gracia y hacer catarsis en las redes sociales.

“CONFIRMADO. La empresa donde trabaja mi marido NO VUELVEN NUNCA MAS A LA OFICINA pq los dueños vieron q se trabajo mucho mas y mejor haciendo home office. MA TEN ME”, tuiteó resignada ante el sorpresivo anuncio.

Este es el tuit de Alicia que se hizo viral
Este es el tuit de Alicia que se hizo viral

En contramano con las medidas de apertura anunciadas por el gobierno tras la sustancial baja de casos de coronavirus en las últimas 16 semanas, entre las que se encuentran la vuelta a las oficinas con una aforo del 100 por ciento, Alicia se había entusiasmado con la posibilidad de dejar de convivir las 24 horas y los 7 días de la semana con su esposo. Pero la alegría duró poco y el desahogo que hizo en Twitter desató una impensada grieta marital que se hizo viral.

Yo estaría feliz de estar más tiempo junto a la persona que amo. Y si eso me molestara, me divorciaría al instante... (El divorcio express es super rápido y sencillo), le retrucó un usuario de nombre Sergio sin entender que se trataba de una humorada. A lo que Alicia le respondió: “No me vengan con frases de sobrecitos de azúcar. Después de 20 años nadie quiere convivir 24/7 los 365 días del año”.

A pesar de que hubo mujeres que entendieron perfectamente que se trataba de una broma, otras salieron a contar sus propias experiencias como para retrucarle que el análisis que había hecho la situación no era el correcto. Mi marido se jubiló en 2020 y realmente no tenemos ningún problema de estar 24/7. Al contrario, nos turnamos para ir al súper, paseamos a los perros, me ayuda con cosas para hacer en la casa. Tenemos 42 años de casados y todo funciona perfecto, contó una de sus seguidoras.

El año que viene, Alicia cumplirá 30 años de convivencia y jura que lo que escribió “fue en joda”. En diálogo con Infobae recordó que “venía de 28 años de estar sola en casa, con mi marido en el trabajo y mi hijo en el colegio, y de repente me encontré con los dos todo el día en la casa”.

Si bien fue “un cambio de rutina importante” que se prolongó más de lo esperado, tenía la esperanza de volver a la normalidad: compartir el desayuno con su esposo a las 6 de la mañana y recién volverlo a ver a las 6 de la tarde. “En esas 12 horas quizás intercambiábamos algún mensaje de Whatsapp y nada más. Cada uno hacía su vida y prácticamente no nos dábamos bolilla porque él siempre estaba apurado y ocupado”, recordó Alicia sobre la época pre-pandemia.

Ella es Alicia, la autora del posteo que se volvió viral
Ella es Alicia, la autora del posteo que se volvió viral

El detonante fue que a partir del 20 de marzo de 2020, él dejó de ir a la oficina y montó su escritorio en la mesa de la cocina; donde su mujer pasaba la mayor parte de su tiempo.

“Ese es precisamente el punto del ‘MA TEN ME’ que escribí en Twitter. Lo veo y quiero que se vaya de la mesa de la cocina. Ese es mi lugar, donde yo estaba tranquila mirando TV y cocinando en compañía de mi perra, que ahora se la pasa alterada porque hay mucho movimiento en la casa”, explicó la mujer sobre “la invasión” de su espacio y las demandas de su marido.

Encima hubo una época en que mi cocina parecía un restaurante porque él me pedía platos gourmet”, recordó Alicia entre risas, quien después terminó admitiendo que gracias a eso mejoró bastante en la cocina.

Pero al poner las cosas buenas y malas en la balanza, contó le pesa bastante que él ayude poco y nada con los quehaceres hogareños. “El está todo el día metido en su trabajo y mucho no me ayuda con las cosas de la casa y si lo hace se vuelve una tortura porque hay que explicarle todo: desde cómo encender el hornito eléctrico hasta cómo programar el microondas. Entonces, en vez de perder tiempo enseñándole, lo hago yo que es más rápido”, enfatizó con una carcajada.

Otro de los puntos en contra, dice Alicia, es que la mesa de la cocina -donde él pasa la mayor parte del día- está pegada a la puerta y se le complica salir a la calle sin pasar desapercibida. “El problema es que ya tiene calculado el tiempo de cuánto tardo en hacer un mandado. Entonces, si me demoro un poco más porque me quedo mirando una vidriera o charlando con una vecina enseguida recibo un mensaje donde me pregunta por dónde ando”, remarcó a modo de ejemplo de lo controlada que ahora se siente.

Sin embargo, Alicia también hizo un mea culpa y admitió que ella también a veces actúa de la misma manera. “Nos acostumbramos a estar todo el día juntos y eso hizo que nos preocupáramos más por el otro”, dijo. Y agregó: “Al principio uno tenía más miedo por el COVID porque era prácticamente mortal salir a la calle, entonces uno estaba más pendiente de dónde estaba el otro. Pero ahora que el virus aflojó, los mensajes siguen vigentes porque ya se hicieron parte de una nueva costumbre”.

Todavía sorprendida por la repercusión que tuvo su posteo, Alicia se lamentó de “los virulentos de siempre que responden con demasiada intensidad” y de los que “proyectan sus vidas en un tweet”.

Alicia se lamentó de “los virulentos de siempre que responden con demasiada intensidad” y tuvo que postear un nuevo mensaje: "No proyecten su vida en mi tuit"
Alicia se lamentó de “los virulentos de siempre que responden con demasiada intensidad” y tuvo que postear un nuevo mensaje: "No proyecten su vida en mi tuit"

“Por suerte, la mayoría entendió que se trató de un comentario gracioso, se rió y comentó algo en la misma sintonía”, señaló la mujer, quien luego de semejante revuelo llegó a dos conclusiones.

“La primera es que algunos que creen que estar pegados 24/7 al marido significa que son almas gemelas; cosa que a mí me parece bastante tóxico. Y la segunda es que los que más me criticaron fueron los hombres, que piensan que mi marido es un cornudo y me lo quiero sacar de encima para seguir engañándolo. Pero yo creo si tu mujer para que te sea fiel tiene que estar bajo tu mirada las 24 horas, eso no habla muy bien de vos”, sentenció Alicia al defenderse de esos ataques.

Más allá de las turbulencias que se generaron en estos 18 meses de pandemia, la mujer destacó que lograron encontrar un equilibrio que esperar mantener de ahora en adelante, donde el home office llegó para siempre a sus vidas.

“Por ahora no nos matamos. Pero estoy pensando en buscarme un trabajo presencial para sobrevivir a lo que se me viene”, concluyó Alicia sin perder el sentido del humor que la caracteriza.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR