La conmovedora carta de un investigador del Conicet antes de morir por COVID-19: “Solo quiero 30 segundos lúcidos”

Hugo Mínguez falleció por coronavirus el pasado 20 de abril. Una semana antes, previo a ser trasladado a terapia intensiva, escribió unas sentidas palabras en su celular

Hugo Mínguez falleció por coronavirus el pasado 20 de abril (Twitter)
Hugo Mínguez falleció por coronavirus el pasado 20 de abril (Twitter)

Minutos antes de entrar a terapia intensiva, el investigador del Conicet, Hugo Míguez, solo pidió “30 segundos lúcidos”. Su deseo era poder “evocar” a sus seres queridos sin que llegara a atraparlo “la melancolía”. Lo hizo a través de una carta en la que relató los últimos momentos, antes de morir de COVID-19 el pasado 20 de abril.

Desde la “Cama 1216...zona de trinchera”, como definió al lugar que ocupó en el Hospital Italiano, Mínguez -de 75 años- escribió una carta antes del desenlace fatal. Se trata de una de las tantas víctimas del virus en la Argentina.

Titulada “30 segundos”, el investigador graduado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), solo pidió ese tiempo para valorar su camino, a quienes lo cuidaron, y reflexionar sobre todo lo vivenciado.

“Busco dejar algo de lo aprendido en estos días de aislamiento, búsqueda de aire, revisión de sentido bajo la pandemia. Algo. Lo que pueda”, comenzó el relato en el que describe cómo se sintió cuando vislumbró la posibilidad de que el coronavirus terminaría con su vida.

“Mientras me enfermaba el Covid encontré algo en estas salas, en estos corredores, en la mirada de estas gentes. Una cultura”. Y se preguntó: “¿Qué significa descubrir una cultura en el Hospital Italiano en medio de un ataque como este?”. Él mismo se respondió: “Mucho. Significa, contra lo que podría pensarse, que no es el resultado de muchísimas personas. Con roles marcados, tecnicaturas, profesiones, saberes, tecnologías, destrezas”. “Es una matriz acogedora, extraordinariamente cálida y vivificante”, definió.

Se trata de una de las tantas víctimas del virus en la Argentina
Se trata de una de las tantas víctimas del virus en la Argentina

Mínguez pasó por la Escuela de Psicología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica. Su recorrido académico incluyó el Doctorado en Psicología de la Universidad de Palermo. Fue docente, investigador y consultor de organismos nacionales e internacionales.

Luego de retirarse hace una década, continuó su formación en teoría e historia del arte. Durante los últimos dos años, incursionó en la sociobiología. Pero en este 2021 no logró superar el COVID-19, que provocó su muerte en una cama de terapia intensiva del Hospital Italiano.

Sobre esa “cultura” que descubrió en el nosocomio, advirtió que “no es una nave científica que va a Marte. No. Esta va a la región más desolada de tu cerebro. Al caldo primordial de donde alguna vez nos arrastramos sin conciencia. Al lugar desde donde nos asusta el final del Covid llevándose nuestro aire. Va al lado oscuro de tu cerebro para transformarse en una llamita con algo de calor y luz. Una cultura”.

Mínguez sufrió un desmayo “por la falta de aire y la desesperación” y contó cómo fue levantado: “Cuando crees que ya perdiste todo escuchas el braceo enérgico de la que podría ser hasta tu hija llegando a vos”. “Braceando como pudo me alcanzó -se refirió a una de las enfermeras-; me abracé a ella y me di cuenta que no estaba en un páramo sin vuelta atrás”. “Entre todas me acostaron, me calmaron, me dieron su aire”, continuó.

El investigador del Conicet relató que llegó “dispuesto a evitar prolongaciones que arañen dos meses más de sobrevida a costa de desesperación”. Repasó que durante su internación, “Bernardo y otros médicos” a los que definió como “hermanos” le pusieron “una mano en el hombro y se hicieron cargo” de él. “Me protegió. Llamó todos los días a mi hija que amo y la contuvo. Le explicó. La protegió”, destacó del médico.

“Y de pronto... - continúa la carta- las manitas de Bibi, el desborde humanista y contenedor de Bernardo, la dulzura de la kinesióloga, la gente que te ayuda de todas las formas porque son una cultura que dice que sos valioso. Seguramente es cierto. Pero es porque te quieren desde lo más básicamente humano”.

Hugo era consciente que el camino a transitar era muy difícil. “Todavía no sé cómo saldré. Y no me preocupa tanto. Y dicho con humildad. En serio. Saldré con paz y con cariño. Está muy bien, tengo 75 años. ¡Carpe diem para nosotros todavía!”.

La carta la escribió una semana antes de morir, cuando fue trasladado a terapia intensiva debido a que su cuadro se agravó. “Con estos pensamientos rondando desde hace unos años, muchas veces, me pregunté cómo quería mi salida. Sólo quiero 30 segundos lúcidos. Para poder evocar a los que quise sin que llegue a atraparme la melancolía. Me iré bien. Este hospital y su gente estará también en esos 30 segundos. Gracias, gracias, gracias”, concluyó Hugo.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Dani Alves, campeón de la Copa América 2019 y récord mundial de títulos a los 38 años: “Yo voy a decidir cuándo terminar mi carrera”

En el San Pablo de Hernán Crespo sigue con la misma pasión con la que ganó 42 títulos oficiales a lo largo de su trayectoria. El bahiano que revolucionó desde el lateral derecho de Brasil logró todos los objetivos en el fútbol, pero no piensa aún en decir adiós.

Respeto religioso: nace una red por el derecho a que toda persona pueda expresar su fe en libertad

“No hace falta que compartan lo que creemos, pero pedimos que nos respeten”, dice Juan Navarro Floria en esta entrevista con Infobae. Es el nacimiento de una nueva institución, necesaria en tiempos de grietas, intolerancia y señalamientos

El Gobierno ganó 3 meses de aire en la mega licitación de bonos pero los inversores apostaron fuerte a una suba de la inflación

La subasta de deuda en pesos estuvo dentro de lo esperado y dejó una enorme proporción de la deuda indexada por el costo de vida que, si se mantuviera en los niveles actuales, equivaldría a pagar una tasa de más de 45% anual

Macacha Güemes: la valerosa mujer que fue mano derecha, amiga y hasta mediadora del líder salteño

En la vida de Martín Miguel de Güemes sobresale la figura de su hermana. Muy unidos desde la infancia, la mujer se transformó su principal colaboradora, quien lo aconsejaba y hasta en un ministro sin cartera cuando su hermano fue gobernador

200 años de la muerte de Güemes, actor clave de la Independencia junto a San Martín y Belgrano

Joven soldado, defendió a Buenos Aires de la invasión inglesa, adhirió a la Revolución desde el inicio y pasó a la historia por la formación de milicias gauchas para la guerra de guerrillas con la cual contuvo el avance realista en el norte
MAS NOTICIAS