La comunidad judía agasajó de manera virtual a los referentes musulmanes de Latinoamérica en el mes del Ramadán

“Somos todos parte de una misma familia”, manifestó Claudio Epelman, director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano (CJL), durante la conmemoración de la festividad musulmana de Ramadán, de la que participaron líderes judíos y musulmanes

Claudio Epelman, director ejecutivo del CJL; Galit Ronen, Embajadora de Israel en Argentina; Saeed Abdulla Alqemzi, Embajador de Emiratos Arabes Unidos y Fares Yassir, Embajador de Marruecos en Argentina
Claudio Epelman, director ejecutivo del CJL; Galit Ronen, Embajadora de Israel en Argentina; Saeed Abdulla Alqemzi, Embajador de Emiratos Arabes Unidos y Fares Yassir, Embajador de Marruecos en Argentina

Desde hace ocho años, el Congreso Judío Latinoamericano (CJL) organiza el iftar (corte de ayuno de ramadán para la comunidad islámica), como símbolo de la buena convivencia entre las a la comunidades judía e islámica argentina y de Latinoamérica.

Lo que en la presencialidad fue el tradicional corte del ayuno, en la virtualidad se convirtió en un momento compartido que, lejos de distanciar a ambas comunidades, las une más. Esta vez, además de representantes de las comunidades judías y musulmana, incluidos dirigentes y líderes espirituales, estuvieron los embajadores en Argentina de Emiratos Árabes Unidos, Marruecos, Egipto e Israel.

Por segunda vez, la pandemia del coronavirus hizo que la costumbre fuera diferente. Lo que en otras ocasiones fue una reunión en la sede del CJL, este año volvió a ser un encuentro virtual, que además tuvo la participación de referentes judíos y musulmanes de la región.

“Este evento organizado por el CJL es ya una tradición, y las condiciones sanitarias no lo han interrumpido, solamente nos llevaron a celebrar en modo virtual. Pero este es especial, se da a casi un año de los acuerdos de Abraham, que firmaron países, pero impactaron en todo el mundo judío y musulmán”, destacó Claudio Epelman, director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano (CJL), al referirse a los acuerdos firmados por Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Marruecos, entre otros países, con Israel.

En ese tono agregó: “Ojalá el año que viene podamos ser más, como resultado de haber podido superar muchos prejuicios, que en algunos lugares aún son muy fuertes”. Luego, saludó el embajador de Marruecos en Argentina, Fares Yassir y destacó que “más allá de lo religioso este es un encuentro de paz”.

Claudio Epelman, director ejecutivo del CJL; Galit Ronen, Embajadora de Israel en Argentina; Saeed Abdulla Alqemzi, Embajador de Emiratos Arabes Unidos y Fares Yassir, Embajador de Marruecos en Argentina; Jorge Knoblobits, Presidente de DAIA y Secretario General del CJL y Amin Meleika, Embajador de Egipto
Claudio Epelman, director ejecutivo del CJL; Galit Ronen, Embajadora de Israel en Argentina; Saeed Abdulla Alqemzi, Embajador de Emiratos Arabes Unidos y Fares Yassir, Embajador de Marruecos en Argentina; Jorge Knoblobits, Presidente de DAIA y Secretario General del CJL y Amin Meleika, Embajador de Egipto

Por su parte, el embajador de los Emiratos Árabes Unidos, Saeed Abdulla Saif Joula Alqemzi, destacó el valor de este tipo de encuentros y afirmó que “estos valores deben ser llevado a todos los lugares y organizaciones”; mientras que el embajador de Egipto en el país, Amin Meleika, el cónsul de Jordania, José Alberto de Vita, y la embajadora de Israel en Argentina, Galit Ronen fueron otros diplomáticos que participaron de esta celebración virtual. Ronen, a su turno, manifestó que “Ramadán es una oportunidad de acercamiento con nuestros hermanos musulmanes. Espero que la próxima pueda realizarse el evento en forma presencial”.

Esta celebración que busca visibilizar la buena convivencia de los distintos grupos religiosos que reina en el país contó con la presencia virtual de 40 participantes de ambas comunidades, a quienes se les envió comida árabe para cortar el ayuno a quienes lo realizan, según la tradición islámica.

La comunidad musulmana argentina tuvo varios representantes en el evento. Melody Kabalan, presidenta de Islam para la Paz, destacó la importancia de realizar este evento cada año: “Ramadán nos permitió ir construyendo amistad y compartiendo momentos”.

Omar Abboud, dirigente islámico, destacó la “normalidad " de este evento entre judíos y musulmanes y opinó que “después de más de 20 años en el trabajo de diálogo ya nadie discute una mesa donde se sientan Imanes y rabinos, y el papa Francisco lo internacionalizó”.

En ese plano, Zacarias Abuchanab, joven representante de la comunidad islámica, destacó el evento que se realizó hace diez días en el que 100 dirigentes judíos y musulmanes de todo el mundo se reunieron en modo online para un encuentro encabezado por el Congreso Judío Mundial y la Liga Musulmana Mundial.

Zacarias Abuchanab y Melody Kabalan, del instituto Islam para la Paz; el dirigente islámico Omar Abboud y Jihad Sleiman, presidente de la Sociedad Arabe Musulmana de Córdoba.
Zacarias Abuchanab y Melody Kabalan, del instituto Islam para la Paz; el dirigente islámico Omar Abboud y Jihad Sleiman, presidente de la Sociedad Arabe Musulmana de Córdoba.

“Es como un efecto mariposa. Lo que se viene trabajando aquí, 15 años después repercutió en el mundo. El Secretario General de la Liga Mundial Islámica trató de hermano al presidente del Congreso Judío Mundial, algo que ya venimos haciendo hace mucho aquí”, reflexionó Abuchanab.

Otros dirigentes de la comunidad musulmana presentes fueron Adalberto Assad, presidente de la Asociación Árabe Islámica y Jihad Sleiman, Imam de la Sociedad Árabe Musulmana de Córdoba, entre otros.

Por el lado de la comunidad judía, el Presidente de la DAIA y Secretario General del CJL, Jorge Knoblovits, celebró la iniciativa como “una oportunidad argentina de exportar al mundo un espacio único de convivencia” y el presidente de la AMIA y vice presidente del CJL, Ariel Eichbaum, señaló que “fue en el Congreso Judío la primera vez que tuvo oportunidad de participar de un Iftar”.

El cierre estuvo a cargo del rabino Marcelo Polakoff, quien entonó en hebreo y en árabe una canción por la paz.

SEGUIR LEYENDO: