Coronavirus en Argentina: confirmaron 107 muertes y 5.884 nuevos contagios en las últimas 24 horas

El total de infectados asciende a 1.640.718 y las víctimas fatales suman 43.482

El Ministerio de Salud de la Nación informó este domingo que, durante las últimas 24 horas, se registraron 107 muertes y 5.884 nuevos casos positivos de COVID-19. Con estos datos, el total de infectados asciende a 1.640.718 y las víctimas fatales suman 43.482.

De acuerdo con el parte epidemiológico, entre las víctimas fatales hubo 65 hombres: 39 residentes en la provincia de Buenos Aires, 2 en la Ciudad de Buenos Aires (CABA), 1 en la provincia de Chaco, 4 en la provincia de Córdoba, 5 en la provincia de La Rioja, 1 en la provincia de Mendoza, 1 en la provincia de Neuquén, 3 en la provincia de Río Negro, 4 en la provincia de Santa Cruz y 5 en la provincia de Santa Fe. También 42 mujeres: 24 residentes en la provincia de Buenos Aires, 1 en la provincia de Chaco, 2 en la provincia de Córdoba, 4 en la provincia de La Rioja, 1 en la provincia de Neuquén, 3 en la provincia de Río Negro, 2 en la provincia de Santa Cruz, 3 en la provincia de Santa Fe, 1 en la provincia de Santiago del Estero y 1 en la provincia de Tierra del Fuego.

Actualmente son 3.433 las personas internadas en Unidades de Terapia Intensiva (UTI). En lo que respecta a los porcentajes de ocupación, a nivel nacional es del 53%, mientras que en el AMBA es de 56,8%. En las últimas 24 horas fueron realizados 22.180 testeos y desde el inicio del brote se realizaron 4.919.347 pruebas diagnósticas para esta enfermedad, lo que equivale a 108.411 muestras por millón de habitantes.

De los 5.884 nuevos casos de COVID-19, 2.034 son de la provincia de Buenos Aires, 827 de la ciudad de Buenos Aires, 33 de Catamarca, 113 de Chaco, 202 de Chubut, 104 de Corrientes, 356 de Córdoba, 264 de Entre Ríos, 5 de Jujuy, 194 de La Pampa, 3 de La Rioja, 77 de Mendoza, 40 de Misiones, 372 de Neuquén, 212 de Río Negro, 8 de Salta, 33 de San Juan, 24 de San Luis, 207 de Santa Cruz, 516 de Santa Fe, 50 de Santiago del Estero, 103 de Tierra del Fuego y 106 de Tucumán.

Durante las últimas semanas se evidenció un fuerte aumento en la cantidad de casos a nivel nacional. Esta situación generó alarma en las autoridades sanitarias y por eso el miércoles pasado, el presidente Alberto Fernández recibió en la Quinta Presidencial de Olivos al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y al gobernador bonaerense Axel Kicillof. Los tres mandatarios coincidieron en que hay un relajamiento producto del cansancio general de la ciudadanía y de una sensación equívoca de que lo peor de la pandemia ya pasó.

Como su fuera poco, la situación en la Costa Atlántica es preocupante. Tras el inicio de la Temporada 2021, comenzaron a circular imágenes de aglomeraciones en la playa, así como también de fiestas improvisadas a la orilla del mar. Aunque están prohibidas por ordenanza municipal, suceden. Pasó este sábado 2 de enero en la ciudad balnearia de Pinamar y, unos días antes, en la localidad balnearia de Claromecó, partido de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires. La postal es siempre la misma: grupos de jóvenes, alcohol, música y, por supuesto, cero distancia social.

En medio de las versiones que aseguraban que, a este paso, la temporada de verano iba a finalizar a mediados de enero, el intendente de Mar del Plata Guillermo Montenegro lo desmintió. “Yo no lo veo, creo además que sería impracticable. Tenemos que defender la salud pero con laburo. Hoy es salud más laburo. Tenemos 26% de desocupación. En mi cabeza, no veo posible generar algún tipo de cierre violento y terminar la temporada de verano”, apuntó el hombre de 58 años.

Según Montenegro existen muchas alternativas previas para llegar a esa instancia. “En agosto planteé controles con PCR. Empecemos a ver cuáles son otras formas de limitar las posibilidades de contagio, pero cuidando el laburo. La mayor cantidad de problemas es por la clandestinidad”, dijo Montenegro.

Mientras tanto, desde el Ministerio de Salud de la Nación siguen adelante con el Plan Estratégico para la vacunación contra la COVID-19; el Gobierno tiene previsto implementar más controles sobre los grupos de adolescentes y jóvenes (entre 20 y 30 años) que se juntan en los parques de la ciudad de Buenos Aires y en los balnearios de la costa bonaerense.

“Estamos en un punto de inflexión. Los chicos contagian a los padres y los padres pagan pese a su respeto de las normas de distanciamiento social. No tenemos nada definido, pero si hay que disuadir con la fuerza pública así lo haremos”, argumentó el Primer Mandatario.


Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS