El dirigente social de la CTEP, Juan Grabois
El dirigente social de la CTEP, Juan Grabois

Juan Grabois, dirigente social de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), impulsó una cadena de WhatsApp mediante la cual contactó a más de 100 empresarios de todo el país. A ellos les reenvió una carta mediante la cual busca recolectar alimentos, juguetes y artículos de limpieza para abastecer a más de 600 comedores durante el aislamiento social por el coronavirus.

“¡Hola amigos con plata y empresarios solidarios! Necesitamos para el lunes o con urgencia: 40 mil kilos de papá, 40 mil kilos de cebolla, 15 mil kilos de arroz, 15 mil kilos de fideos, 10 mil litros de salsa de tomate, 2 mil litros de aceite, 100 mil juegos de mesa, 5 mil litros de lavandina y 10 mil jabones blancos. O plata: $5 millones. Donaciones privadas. Con o sin foto. Se aceptan donantes de todo partido, credo y color. El Gobierno, toda buena gente, pero todavía no resuelve el abastecimiento de comedores comunitarios. Disappointed (decepcionado). Son 600 comedores del MTE (Movimiento de Trabajadores Excuidos) desabastecidos, que alimentan a por lo menos 100.000 personas. Lista de horarios, direcciones y responsables de comedores a disposición. SOS”, redactó.

El final del texto indicó los canales para efectuar las donaciones: " Entidad Asociación Civil Amanecer de los Cartoneros. CUIT: 30711426457. Banco Ciudad. N° de cuenta: 046-774/2. CBU: 0290046900000000077428. Donaciones Físicas en Pedro Echague 1265 (CABA). Recibe Sergio Sánchez (MTE)".

Infobae se contactó con Grabois, quien indicó: “Prefiero que esto sea de manera privado. No quiero dar notas sobre esto”.

Desde su entorno, sin embargo, brindaron una serie de precisiones para comprender el motivo que llevó a Grabois a realizar este pedido por su cuenta. Puertas adentro, el dirigente sostiene que la situación está estable pero que en pocos días faltará la comida en muchos comedores. Son 550 del MTE y otros 50 que también abastece su agrupación. Como dijo en el texto, aproximadamente 100 mil personas pasan por ellos durante los mediodías y las tardes para almorzar y merendar. La donación requerida los proveería para 15 o 30 días.

Grabois le envió un pedido de donación a más de 100 empresarios
Grabois le envió un pedido de donación a más de 100 empresarios

La principal preocupación dentro de los sectores populares radica en que muchos beneficiarios de la AUH no poseen la tarjeta correspondiente para retirar el efectivo por los cajeros automáticos. Muchos de ellos la perdieron o renovaron el trámite en octubre de 2019, por lo que seguía cobrando el dinero a través de las ventanillas bancarias. Con todas las entidades cerradas, la posibilidad de contar con esta percepción es nula.

“Dentro del aislamiento hay familias muy rotas, con madres o padres adictos, gente que necesita el comedor comunitario para vivir, porque si no no tienen un lugar para comer. El Gobierno nacional les transfiere la ayuda a los municipios, pero a los barrios más carenciados, las villas, no llega. No se está garantizando el abastecimiento adecuado”, explicaron a este medio fuentes de la agrupación que conduce Grabois.

Desde su círculo más intimo confirman que mantiene un estrecho diálogo con todo el Gabinete del presidente Alberto Fernández. También que los principales funcionarios atendieron la situación y que prometieron que esta semana comenzarán a destinar dicho abastecimiento para estos lugares. “Puede tardar un mes en llegar, nosotros lo necesitamos con urgencia”, afirmaron.

Desde la CTEP aseguraron que son más de un millón las personas que comen a diario en lo más de 7.000 comedores. “Nos preocupa que no haya desbordes ni saqueos, pero también que no sufran aquellos que están excluidos. Son los casos que los políticos no ven”, indicaron.

En las primeras horas el pedido tuvo cinco respuestas y más de $400 mil depositados que serán utilizados -principalmente- para la compra de 30 mil kilos de papa y cebolla. También para la compra de fideos. Para ello encargaron presupuestos en diversos mayoristas de la provincia de Buenos Aires. “Los juguetes los pedimos porque mucha gente no tiene distracciones. Hay lugares a los que no llega la televisión, en donde usar Internet es caro o el servicio se colapsa. Esto se está poniendo feo y no tenemos respuestas", completaron.

SEGUÍ LEYENDO: