(Shutterstock)
(Shutterstock)

“En este país donde la mitad de la gente ‘bajó de un barco’ nos seguimos dando el lujo de discriminar a alguien por su origen, por su nacionalidad, por su raza o su religión”, expresó una madre de la localidad chubutense de Trelew que contó que una nena -hija de padres chinos- fue víctima de bullying a raíz de relacionarla con el coronavirus.

A través de una carta que publicó en su muro de Facebook, Natalia Lavena, reveló lo que le sucedió a A.L, una de las mejores amigas de su hija, en la Escuela 138 de Trelew: “Estoy indignada y triste”, comenzó su relato. Es que A.L si bien es nacida y criada en Argentina, es hija de comerciantes chinos: “Sus padres vinieron por un futuro mejor (como mis abuelos portugueses, o los galeses de esta zona, los italianos o los españoles”, escribió Natalia.

“Tiene su carita oriental de ojos rasgados y habla una mezcla de castellano y chino”, la describió a la nena de sexto grado. “Dice que mi hija es su mejor ‘amigo’, la 'A' le complica; siempre tiene una sonrisa en su cara, es divertida y conversadora", agregó Natalia.

Sin embargo, la mujer contó que A.L “no volvió sonriente a su casa, volvió llorando”. En efecto fue víctima de bullying: “La discriminaron por ser china”. La madre explicó que el pasado viernes en la escuela avisaron que el lunes cada alumno tenía que llevar su merienda porque “el Gobierno no mandó las partidas para la copa de leche”. En ese contexto, “la mamá de A.L mandó budín y chupetines para todo el grado, por si alguno de los nenes no tenía”. Los padres de nacionalidad china tienen un mercado, “laburan todos los días, no les sobra la plata, pero seguramente saben lo que es que te falte comida y se preocuparon por todos los nenes, no solo por su hija", resaltó.

Natalia explicó que la nena de familia oriental volvió a su casa llorando debido a que los alumnos de la escuela “le dijeron que esa comida era china, que tenía coronavirus, que no querían comer porque se iban a contagiar, alguno incluso hasta tiró la comida a la basura”, reveló cuestionando la actitud de los menores que “son de este país donde nos creemos más que todos”.

La madre de la víctima de bullying se comunicó a través de un grupo de WhatsApp que comparte con otros padres y aclaró “con mucha angustia” que solo están en Trelew, que “de dónde van a sacar el virus”.

“No me aguanto la rabia de que haya pibes de primaria con tanto odio suelto, de que haya adultos que le caguen la cabeza a los pibes de esa forma, que les digan que odiar a otro porque es distinto está bien, que tener los ojos rasgados aunque seas igual de argentina que yo te haga sospechosa de portar un virus. Como si fueran culpables encima por tener un virus, del que la gente en este país hace memes, se caga de risa, difunde información errónea”, exacerbó su indignación Natalia.

“Hubo una mamá que se preocupó porque mi hija y el que no tenía plata para comprar pudieran comer. No es justo que se sientan mal, no es justo. No es justo”, enfatizó y aconsejó: “Hablen con sus hijos, expliquen, den el ejemplo. Seamos una sociedad mejor, por favor”, concluyó la madre. La publicación rápidamente se viralizó por la red social luego de que más de 1.900 personas hayan compartido la historia que superó las 1.700 reacciones, y los 390 comentarios.

Seguí leyendo: