Las líneas B, C y E de la red de subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires prestan servicio con demoras debido al fallo judicial que prohíbe que los trabajadores desarrollen sus tareas en áreas con posible exposición a asbesto.

A través de un comunicado oficial, Metrovías advirtió que “durante el receso judicial de enero, la jueza de feria Elena Liberatori dictó una medida cautelar sobre el Gobierno de la Ciudad, SBASE y Metrovías, en el marco de una acción de amparo vinculada con la presencia de asbesto en el subte”.

“A pesar de que esta cautelar ha sido apelada, la normal operación del servicio se ve afectada, ya que un sector del personal no realiza sus tareas habituales, especialmente en talleres y sectores de alistamiento de trenes, en virtud de esta decisión judicial”, indicó la concesionaria.

El comunicado sostiene que la situación descripta obligó a la empresa concesionaria a realizar una readecuación en toda la planificación de las tareas de mantenimiento de flota y frecuencias de servicio, lo que genera demoras y cancelaciones de algunos trenes despachados en las líneas B, C y E, afectando la normal prestación del servicio.

El comunicado oficial de la empresa Metrovías
El comunicado oficial de la empresa Metrovías

“Pese a las dificultades derivadas de esta medida cautelar, seguimos trabajando con el foco puesto en la seguridad operativa, laboral y ambiental, haciendo todo lo necesario para que la prestación del servicio resulte lo más normal posible”, concluyó el comunicado de la empresa.

Desde la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro encabezada por el dirigente gremial, Roberto Pianelli, vienen realizando jornadas de retención de tareas desde hace casi un año en los talleres del subterráneo “por la confirmación de presencia de asbesto en el sistema en la que todas las partes intervinientes ya reconocemos”. Los metrodelegados reclaman el retiro de todos los coches afectados y un plan de trabajo para el recambio de las formaciones. En marzo podrían iniciar un plan de medidas de fuerza porque aseguran que el plan de desasbestización es insuficiente.

Esta semana los Metrodelegados se reunieron con legisladores porteños de la oposición
Esta semana los Metrodelegados se reunieron con legisladores porteños de la oposición

El asbesto, también conocido como amianto, es de origen mineral y se emplea en distintas industrias. Se compone por fibras largas, resistentes y flexibles capaces de entrelazarse para conformar tipos de estructuras. Debido a su condición de material aislante y su tejido incombustible, se utiliza comúnmente en la construcción, en la fabricación de automóviles, techos, losas, piezas que entran en contacto con la electricidad o con estructuras protectoras. La exposición al amianto se produce a través de la inhalación de fibras que se encuentran en el aire del lugar de trabajo.

En Argentina, la utilización de ese material está prohibida desde 2001. El problema surge con los coches y algunas estructuras que fueron fabricados antes de esa fecha o en otros países, y que lo contienen, como es el caso de los modelos CAF 5000 comprados al Metro de Madrid, formaciones que se utilizaban en la Línea B del subterráneo.

Seguí leyendo: