El Gobierno de Santa Cruz inició recientemente acciones legales contra dos turistas que se sacaron fotos sosteniendo a pingüinos en la Reserva Provincial de Cabo Vírgenes y que luego las publicaron en redes sociales, tras resaltar que este comportamiento es “irresponsable” y está prohibida por la legislación local.

El Consejo Agrario Provincial (CAP), a través de la Dirección General de Fauna, emitió un comunicado en el que señaló que la ley protege a los animales silvestres que habitan en áreas protegidas y destacó que en el lugar hay carteles que aclaran que no se los puede tocar ni molestar, por lo que comenzaron una demanda contra las jóvenes.

“Las acciones irrespetuosas merecen sanciones que están contempladas en la legislación vigente, por lo tanto se han iniciado las acciones legales correspondientes contra los infractores el mismo día en que fueron publicadas las fotografías probatorias del comportamiento desaprensivo para con la fauna silvestre”, señaló el organismo.

En el lugar se encuentra una de las pingüineras más importantes de la costa atlántica.
En el lugar se encuentra una de las pingüineras más importantes de la costa atlántica.

El conflicto se originó luego de que se difundieran las imágenes de las dos turistas sosteniendo cada una en sus brazos a un ejemplar de pingüino de Magallanes en el predio ubicado a unos 130 kilómetros al sudeste de la cuidad de Río Gallegos, en el kilómetro 0 de la Ruta Nacional 40.

En su comunicado, las autoridades del CAP le informaron “a la población que tocar o molestar ejemplares de la fauna silvestre que habitan las áreas protegidas se encuentra prohibido y está penado por ley”.

“En relación con las personas que publicaron imágenes en redes sociales manipulando pingüinos en la Reserva Provincial de Cabo Vírgenes, el Consejo Agrario Provincial a través de la Dirección General de Fauna considera el hecho irresponsable y recuerda que está prohibido”, agregaron.

Además, el organismo destacó que en ese lugar “existen carteles que indican los cuidados a tener en cuenta al interactuar con animales silvestres, dejando expresa la prohibición de tocarlos y de bajar a la playa”, sumado a que “el sendero interpretativo se encuentra perfectamente delimitado y posee cartelería informativa”.

Seguí leyendo: