Humberto
Humberto "Bocho" Sandoval (62) junto a su mujer, Graciela Picchi (58)

Tres integrantes de una reconocida familia de productores agropecuarios de Junín fueron hallados sin vida dentro de la casa que habitaban por inhalar monóxido de carbono.

Las víctimas fueron identificadas como Graciela Picchi (58), dirigente rural y presidenta de la Asociación de Productores Agropecuarios de Junín, su papá Derlis Picchi (88) y su marido Humberto Sandoval (62).

Picchi era presidenta de la Asociación Rural de Productores Agropecuarios de Junín (APAJ) y Sandoval un destacado representante de la comunidad de productores; quien junto a sus hijas y su yerno estaba a cargo de un importante establecimiento rural. Además, era fundador de la cooperativa telefónica Siterco, que había comenzado a operar en Tandil y la zona centro del territorio bonaerense.

La tragedia ocurrió a la 1 de la mañana del sábado por una “falla en el sistema de calefacción del hogar”, según publicaron medios locales, ubicado en la Avenida de Circunvalación y Yanquelén.

El hecho fue advertido por una de las hijas del matrimonio, quien ante los insistentes llamados al domicilio se preocupó porque sus padres no atendían el teléfono. Ante esta situación, la joven le pidió a unos vecinos que se acercaran hasta allí para ver qué sucedía pero tampoco obtuvieron respuesta. Fue ahí cuando decidió dar aviso a la policía y alertar de inmediato a los bomberos.

Una vez en el lugar, rompieron la puerta y una de las ventanas para poder entrar a la vivienda. Al recorrer el lugar se encontrar con los tres cuerpos sin vida: Graciela Picchi estaba recostada sobre su cama y su marido yacía en el suelo a pocos metros de ella. Su padre, en tanto, estaba tirado en la escalera.

De acuerdo a los indicios recabados, los investigadores sospechan que la familia llegó advertir lo que ocurrió pero que no llegó a ventilar la casa de la manera adecuada.

El caso quedó en manos de la fiscal Vanina Lisazo, quien ordenó las pericias y la autopsia de la familia.

Visiblemente conmocionados por lo sucedido, la APAJ redactó una emotiva carta para recordar a su presidenta titulada “Prohibido sentarse a esperar que suceda".

"Ese será el legado de Graciela Picchi y Bocho Sandoval. Una pareja donde separados no eran nada pero juntos fueron todo. Todo lo que se proponían lo alcanzaban, y sino en ese camino tejían lazos sociales que les permitían en el futuro ir por ese sueño", arranca la misiva.

Se los describe como "trabajadores incansables, capaces de enviar mails a las 4 am y de llamar a alguien a las 6 am. O de hacer 400 km para una reunión de 40 min y volverse al finalizar”. Y se los recuerda como una “pareja exitosa” que “le ponía fecha a cualquier sueño que se proponían”.

“Gracias Graciela y Bocho por enseñarnos el camino de cómo hacer valer los derechos del hombre de campo y porque al hacerlo elevaron la autoestima del productor, demostrando que también los chicos del campo tienen derecho a soñar con tener asfalto e Internet en el campo. Y que en definitiva eso hace a la grandeza de un país", concluye la carta.


Seguí leyendo: