Navila Garay y Clarisa Vogt se llevaban apenas tres años de diferencia. Sólo tres años. Una de 15; la otra, 12. Ambas oriundas de Chascomús, nunca llegaron a conocerse personalmente. Nadie creyó que un femicidio podría convertirse en la historia que las uniría.

Navila fue encontrada asesinada a golpes en un terreno el domingo, después de pasar cinco días desaparecida. Y fue la propia Clarisa quien, con su ukelele en mano, decidió cantarle una canción en homenaje y subir el video a internet para tratar de ayudar a combatir los femicidios en la Argentina.

"Mi nombre es Clarisa Vogt, tengo 12 años y soy de Chascomús. Hago esto para transmitir un mensaje de corazón haciendo lo que más amo, que es cantar. Hoy hablo por todas las mujeres, a las que le podría haber pasado lo que le pasó a Navila. Una historia que nos atravesó de cerca", fue el discurso que emitió Clarisa, con un buzo azul y gris y su pequeño ukelele en manos, antes de entonar la canción.

Luego, la niña de 12 años interpretó las primeras frases y el estribillo del tema "Tan Fuerte", de la cantante Yami Safdie:

"Mi cuerpo no es tu propiedad
Mi vida no es tu decisión
La esperanza se me va si prendo la televisión
Con miedo de salir, de bailar, de disfrutar
Nos dicen cómo vestir, nos enseñaron cómo andar
Pero nadie le enseñó a ese monstruo a respetar
¿Qué tan fuerte hay que gritar?
¿Cuántas lágrimas hay que llorar
para hacerte reaccionar?
Que no muera ni una más
¿Qué tan fuerte hay que gritar?
Si no nos quieren escuchar"

Clarisa grabó el video el lunes en el patio de su casa
Clarisa grabó el video el lunes en el patio de su casa

En apenas unas horas, el video se viralizó en las diferentes plataformas de las redes sociales. Sólo en Twitter, la canción de Clarisa tuvo unas 120 mil reproducciones en 14 horas de publicado.

Con su voz tenue, tímida y comprometida, Clarisa comentó a Infobae en un diálogo telefónico de dónde sacó las fuerzas para grabar su video.

"Me dio miedo lo que le pasó a Navila. Es horrible que pasen esas cosas. Yo ya había cantado esa canción antes y una de mis hermanas me dijo si no la quería cantar de nuevo. Y sentí que estaba bueno que la cantara", dijo la niña de 12 años.

Según le comentó su madre, Lía Urrutibeheity, a Infobae, fue una de las hermanas la que le sugirió a la "cantante de la familia" hacer un video homanaje a Navila.

"Hace algo más de un año, ella había cantado esa canción cuando ocurrió otro femicidio, fue cerca de una de las marchas de Ni Una Menos. Entonces, una de mis hijas, Pilar, que vive en España, le escribió y le preguntó si no quería dedicarle de nuevo la canción a Navila. Y ella se mostró muy entusiasmada con poder ayudar desde su lugar", le dijo Lía a Infobae.

"Lo que pasó con Navila fue muy movilizante para todos acá en Chascomús. Había gente que estaba con mucha expectativa de encontrarla con vida. Pero fue algo espantoso. Encima saber cómo la mataron, un horror", se conmovió Lía.

Navila Garay tenía 15 años
Navila Garay tenía 15 años

Navila Garay fue encontrada sin vida el domingo por la mañana en el jardín de una casa de Chascomús. Según la autopsia, la niña de 15 años sufrió numerosos golpes en su cabeza con un objeto macizo y murió a causa de un "paro cardiorespiratorio traumático". A raíz del hallazgo, fue detenido un hombre llamado Néstor Garay, de 56 años, quien fue la última persona a la que vieron junto a Navila viva.

Al igual que el resto de la ciudad de Chascomús, la familia Vogt-Urrutibeheity quedó conmocionada con el femicidio. "Yo tengo 9 hijos, de los cuales 8 son mujeres. La más grande tiene 34 y Clarisa es la más chica, con 12. Por eso, la mujer ocupa un lugar muy importante en el funcionar de nuestra familia", relató Lía, quien es ama de casa y alquila una casa quinta para eventos dentro de la ciudad.

Candelaria, de 17 años y una de las hermanas de Clarisa, fue la única representante de la familia Vogt que acudió a las marchas de búsqueda de justicia por Navila en las calles de Chascomús. Así y todo, el drama de la violencia contra la mujer se convirtió en un tema de conversación dentro del hogar.

"Las chicas de 12 años de hoy son mucho más conscientes de lo que ocurre a su alrededor y una puede hablar mucho más con ellas de esto. Yo tengo 53  y en mi época era inimaginable tener charlas como las que yo tengo ahora con Clarisa. Nada que ver con lo que era nuestra pre-adolescencia", explicó Lía.

Clarisa Vogt junto a su madre y siete de sus ocho hermanos. Sólo falta Pilar, que vive en España
Clarisa Vogt junto a su madre y siete de sus ocho hermanos. Sólo falta Pilar, que vive en España

Clarisa acude a primer año de la secundaria de la escuela Corazón de María. Ella destacó como un factor "muy interesante" haber recibido las clases de Educación Sexual Integral (ESI) durante el sexto grado de la primaria en el 2018 aunque advirtió que en el curso actual no tuvo clases sobre ese programa de estudio.

La niña de 12 años, que desea ser cantante y compositora algún día, quiso a través de su arte exponer al mundo el caso para crear concentización y solidaridad.

"Mi sueño es ser cantante. Me gustaría poder hacer canciones pop. Aprendí a tocar el ukelele hace un año y medio. Fui dos clases a un profesor particular, pero después terminé aprendiendo a tocarlo con tutoriales en Youtube", le cuenta Clarisa a Infobae.

La pequeña, que suele escuchar canciones de Abel Pintos y La Oreja de Van Gogh, aseguró que la música es el mejor medio que encontró para expresar sus sentimientos. Afirma haber escrito un par de letras de canciones, pero que todavía no quedó ninguna definida. En principio, se divierte con un dúo musical junto a una de sus mejores amigas del colegio, que toca la guitarra.

"A todos en la casa nos gusta la música, pero ella tiene una voz especial. Está todo el día con la música. Llega del colegio, agarra el ukelele y se pone a sacar canciones frente a la computadora", reveló la madre Lía.

Y así, con apenas esos tres años de diferencia, Clarisa se aferró a la memoria de su vecina de ciudad Navila para intentar poner un freno a los femicidios que aterran a la Argentina. Su idioma fue una canción, el arte que mejor le permitió expresar su bronca, su miedo y su indignación.

"Una amiga me escribió y me dijo que había que tener muchos ovarios a los 12 años para cantar esta canción. Y a mí me encanta que Clari se solidarice así, que muestre empatía con lo que pasó. Somos mayoría de mujeres en casa y este es un orgullo para toda la familia", afirmó su madre.

SEGUÍ LEYENDO: