Fotos: Nicolás Stulberg
Fotos: Nicolás Stulberg

"Estamos acá porque las poĺiticas del gobierno de Brasil son antiambientales. Esto lo podés ver desde los fondos que se cortaron para la protección del Amazonas hasta las declaraciones del canciller Ernesto Araujo que dijo que la crisis climática es una moda del marxismo cultural. Eso ya está dando un indicio. Lo que quieren hacer es expandir la frontera agropecuaria y necesitan espacio".

El que habla es Máximo Mazzocco, fundador de Eco House Asociación Civil y uno de los referentes sociales que se manifestó esta tarde frente a la embajada de Brasil en la Argentina. No estuvo solo. Cientos de personas respondieron al llamado de las más de 40 organizaciones sociales que convocaron a una movilización pacífica. ¿El motivo? Los 16 días consecutivos que lleva en llamas el Amazonas sin que el gobierno de Jair Bolsonaro atine a encontrar medidas correctas para controlarlo.

"El Amazonas es el sumidero de carbono más grande del mundo. Si se prende fuego estamos emitiendo todavía más gases de efecto invernadero a la atmósfera. Todos los pasos que estamos intentando dar internacionalmente, con esto los retrocedemos. No solo porque es la máquina principal para absorber dióxido de carbono sino porque si lo incendiás tiene todo este carbono acumulado que si lo prendés fuego se va a la atmósfera y contamina todo. Estamos en un problema grave", completó Mazzocco.

La lista de reclamos que redacto la organización Alianza por el Clima enumera: "1) Que se detenga de forma absoluta e inmediata la deforestación en el Amazonas y el mundo. 2) Que se pongan a disposición de los organismos pertinentes los recursos necesarios para efectuar operativos de rescate y brindar asistencia médica y veterinaria para todas las personas y animales afectados; 3) Que se garantice, por medio de un acuerdo vinculante, que las tierras incendiadas no serán utilizadas para la expansión agrícola ni ninguna actividad extractiva, y que se permita que se recompongan los ecosistemas, estableciendo como prioridad el bienestar de las personas y animales que vivirán allí; 4) Que se dispongan las medidas necesarias para realizar un cambio en el sistema de producción de alimentos hacia uno basado en vegetales integrales agroecológicos, que genere la menor degradación del ambiente y el mayor beneficio para la salud posibles; 5) Que las empresas eliminen de forma definitiva e inmediata de sus cadenas de suministro los insumos y productos provenientes de áreas deforestadas".

Según denuncian, "se ha registrado un aumento del 83% en los incendios comparado al mismo período del año anterior (2018), sin un contexto meteorológico que lo justifique. Y la deforestación en el mes de julio de este año ha aumentado un 278% respecto del mismo mes del año 2018, teniendo como principal causa la agricultura, destinada mayormente a la ganadería y a la producción de alimento para ganado, y siendo los incendios intencionales uno de los métodos más frecuentemente utilizados".

La organización Fridays for Future, que reúne jóvenes comprometidos de todo el mundo cada viernes, también estuvo presente. Sus militantes se encolumnaron en un solo pedido: la renuncia de Bolsonaro.

Irene, una mujer de 76 años que forma parte de Conciencia Solidaria, también se manifestó. "Estamos para defender al planeta, para defender la vida. Y estoy muy contenta porque nos convocaron los jóvenes en esto", dijo mientras Magalí, una chica de 22, la miraba hablar. Luego de su testimonio, pidió expresarse: "Yo quiero decir que así como Irene y yo nos podemos unir por una misma causa, por más diferencia de edad que tengamos, a mí me encantaría que nos podamos unir gente de todos los países, de todas las culturas, que
hablemos todos los idiomas… no importa de dónde venimos ni nuestras diferencias, todos vivimos en un mismo planeta y todos también tenemos la responsabilidad de cuidarlo", dijo.

Fotos: Nicolás Stulberg
Fotos: Nicolás Stulberg

Algo de su pedido inauguró el colectivo Passarinho, conformado por brasileños radicados en Buenos Aires, que también convocó a la marcha en sus redes. "Estamos más de 40 organizaciones de la sociedad civil reunidos sin personalismos, sin egos, para intentar ponerle un stop a esta locura. La demencia que se está manejando con respecto a todos los recursos naturales en el mundo es increíble, y especialmente en el Amazonas, que es el pulmón del mundo. Es la selva tropical más grande del planeta, alberga más de 3 millones de especies, y eso nos implica a todos", completó Mazzocco, rodeado de decenas de chicos con la remera de Eco House.

"Vinimos a la Embajada de Brasil para repudiar la política del Gobierno del derechista Bolsonaro, que avala y ampara lo que está ocurriendo en el Amazonas. Esto no es producto del azar: los incendios son producto de una política deliberada de estancieros y las megamineras. Todo nuestro repudio. Hay que ponerle mucha atención porque Argentina no está exenta de eso", dijo Myriam Bregman, líder del PTS, también presente en la protesta.

Al cierre de esta nota, cerca de las siete de la tarde, la maifestación continuaba. De un lado, el Partido Obrero exponía sus reclamos a través de megáfonos. Al otro lado, también frente a la embajada, distintas organizaciones de Pueblos Originarios se expresaban en defensa de la naturaleza con canciones, cánticos y oraciones. Fueron los chicos, la mayoría de entre 14 y 20 años, los protagonistas.

Seguí leyendo: