Martín de Casas, acusado de estafar al Estado provincial de Mendoza a través de una aplicación ilegal que cargaba saldo en el sistema de transporte público, fue imputado por el fiscal que investiga la causa. Según confirmaron fuentes judiciales, Hernán Ríos investiga al joven de 20 años, que había sido detenido ayer, por "fraude en perjuicio de la administración pública en modalidad de estafa". Así, podría afrontar una pena de hasta 6 años de prisión.

De todas formas, Casas no tiene antecedentes, por lo que es probable que recupere la libertad en las próximas horas. Sin embargo, seguirá bajo la lupa de la Justicia. En ese sentido, aún restan varias pericias para determinar si el imputado es efectivamente el creador del sistema que posibilitó el fraude ("Bus Cracker") o si utilizó una aplicación facilitada por otra persona.

El joven había sido detenido el miércoles por la tarde en el barrio Bombal de la capital mendocina, luego de un allanamiento en el que se secuestraron celulares, computadoras, dispositivos de almacenamiento y tarjetas de Red Bus, como se conoce a la SUBE mendocina. Anteriormente, el Gobierno había identificado que alrededor de 400 tarjetas habían sido cargadas en forma ilegal y tomó la determinación de bloquearlas.

"Se detectó gente que le vendía saldo a otras personas a través de un sistema que lo hace de forma gratuita. Es decir que ofrecía la carga de 100 pesos a 50 pesos", explicó a la prensa Carlos Matilla, titular del Ente de la Movilidad Provincial. Por su parte, los usuarios aún aguardan una respuesta oficial por sus tarjetas inhabilitadas.

Hubo varios reclamos por las aproximadamente 400 tarjetas Red Bus bloqueadas. El secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, declaró que tomaron conocimiento de que "había algunos bloqueos por el origen de la carga que no estaba detectado como legal". y agregó: "Generalmente se ofrecía una carga de una determinada cantidad de pesos por un monto inferior a través de redes sociales como WhatsApp, Instagram, Facebook y Twitter", detalló el funcionario.

Como parte de la investigación, Mema explicó que se estaban tomando los datos de las personas que sufrieron el bloqueo de su tarjeta para saber dónde y cómo cargaron el saldo.

"No deja de ser una estafa que se le ha hecho tanto al usuario como al Estado", explicó el funcionario y aclaró que para evitar esta situación hay que "pedir el ticket cada vez que hacemos una carga". "Nos da la tranquilidad de que lo estamos haciendo en un lugar oficial", recomendó Mema.