La Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de la Nación publicó un informe alertando sobre las características de la violencia que sufrieron adultos mayores durante el 2018. De los casos registrados surgen, entre otros, dos datos que encienden la alarma: el 95% sufrió violencia psicológica, el 48% violencia física y el 77% de los afectados fueron mujeres.

El pasado 15 de junio se conmemoró el  Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Ratificado por Argentina, en su Ley N° 27.630, la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores obliga al Estado a garantizar los derechos y libertades de las personas adultas con el objetivo de brindar un adecuado acceso a justicia, sin embargo los últimos relevamientos a partir de las denuncias presentadas por este grupo de la sociedad preocupan por el grado de violencia recibido en el seno familiar.

La OVD a cargo de la vicepresidenta de la Corte Suprema, Elena Highton de Nolasco registró 815 casos de adultos mayores de 60 años que sufrieron violencia familiar durante el año pasado. Pese a representar el 5% de la población afectada entre enero y diciembre de 2018, el 77% fueron mujeres y la mayoría presentaba un vínculo familiar con la persona denunciada.

Según determinó la oficina en cuestión el 57% de las personas mayores afectadas por situaciones de violencia cohabitaba con la denunciada al momento de la presentación ante la Justicia. Este porcentaje es aún más alto entre las personas mayores de 75 años (63%). 8.6 de cada diez víctimas presentaba un vínculo  familiar con la persona denunciada: filial (46%), de pareja (28%), fraternal (6%) y otro familiar hasta el 4.° grado de parentesco (6%).

Sobre 15.374 casos registrados de violencia doméstica en la Ciudad de Buenos Aires durante el 2018, el 5% corresponde a adultos mayores de 60 años; un 32% menores de 18 y el 63% restante representa el grupo de personas afectadas entre 18 y 59 años.

En cuanto al detalle de los agresores, el estudio indicó que la mayoría (73%) fueron personas adultas de entre 22 y 59, y 7 de cada 10 fueron varones. 

En cuanto a los tipos de violencia especificados, la psicológica predominó en un 95% de las denuncias realizadas, seguida por agresiones de tipo físico en el 51% de los casos. Entre los datos publicados se destacó también la violencia del tipo ambiental (43%), simbólica (36%) y económica patrimonial (35%), entre otras.

Del universo de casos estudiados, en lo que respecta a mayores de 75 años, un 55% denunció haber sufrido violencia doméstica de forma diaria (32%) y semanal (23%). Sin embargo, solo un 5% alertó a la justicia ante el primer hecho sufrido. 

En este grupo – mayores de 75 – la violencia del tipo psicológica (92%) y física (48%) fue levemente menor comparado con los adultos mayores de entre 60 y 74 años, sin embargo se registró mayor incidencia de la violencia económica (43%) y social (12%).

Otro dato relevante que estudió el informe es el nivel educativo de las víctimas: el 35% no alcanza el nivel secundario, el 39% lo tiene incompleto, y solo el 26% alcanzó un nivel educativo superior (terciario, universitario incompleto o completo).

La oficina a cargo de Highton de Nolasco alertó sobre los casos de violencia doméstica en adultos mayores
La oficina a cargo de Highton de Nolasco alertó sobre los casos de violencia doméstica en adultos mayores

La oficina a cargo de Highton de Nolasco puntualizó además las zonas de incidencia de estos casos estudiados. El 31% de las personas afectadas corresponde a tres de las 15 comunas de la Ciudad de Buenos Aires contemplando los barrios de La Boca, Parque Patricios, Pompeya, Villa Soldati, Villa Lugano, Villa Riachuelo, Flores y Parque Chacabuco. "Las 12 comunas restantes agrupan al 66% de las víctimas con valores que no superan el 7% cada una", detalló el informe.

Con el objetivo de paliar la situación la OVD trabaja en conjunto con el programa Proteger, dependiente  del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, cuyo rol consiste en ofrecer asistencia  psicosocial, apoyo emocional, asesoramiento legal, acceso a la protección judicial y, en los casos en que la seguridad o la vida de la víctima se hallan en riesgo, un lugar seguro donde vivir.

El programa recibe denuncias de maltrato de manera telefónica, al (011) 4370-8100, de lunes a viernes de 9 a 16, o a través de la línea 137 durante las 24 horas. Se encuentra sito en Balcarce 362, P.B., de esta Ciudad de Buenos Aires. Correo de contacto: proteger@buenosaires.gob.ar

SEGUÍ LEYENDO: