Este domingo la Ciudad de Buenos Aires al igual que casi todo el territorio nacional, se quedó sin luz a las 7:07 de la mañana. Desde ese momento semáforos titilantes, grupos electrógenos que no daban abasto, comercios en penumbras, conformaron una postal inédita en las calles porteñas.

Bajo una lluvia constante cientos de conductores se encontraron envueltos en embotellamientos inesperados producto de la falta de semáforos. La situación llevó a que muchos debieran realizar giros imprudentes o hacer varios metros en contramano, intentando evitar las zonas de conflicto.

"Desde temprano nos dijeron que el corte había sido masivo, la gente venía a cargar combustible, pero no se puede", le explicó a Infobae el playero de una de las muchas estaciones de servicio afectadas.

Además de los cobros en muchos comercios, se vieron imposibilitadas las extracciones en cajeros automáticos, las operaciones con tarjetas de crédito, los pagos vía internet, el funcionamiento de los trenes y los subtes, entre otros.

"Nosotros trabajamos con dos ascensores para los estacionamientos, pero la gente no puede utilizarlos y por ende no puede retirar sus autos", narró uno de los encargados de un garaje del centro porteño, quien debió dar explicaciones a los clientes que se vieron imposibilitados de retirar sus vehículos.

La Secretaría de Energía explicó que la interrupción del suministro "se debió a una falla del sistema de transporte desde Yacyretá" y que "eso produjo el corte de manera automática, sin intervención humana". Algunas zonas de Uruguay y Brasil también se vieron afectadas.

FOTOS: Franco Fafasuli

SEGUÍ LEYENDO