"Hola, soy Gino López y soy del barrio Renacimiento. Hoy me olvidé mi celular en un remis que tomé y ahí tenía las fotos y videos de mi mamá que falleció cuando yo era muy chiquito". El relato corresponde a un chico de 10 años y polera negra que frente a la cámara de un celular emitió un pedido a su comunidad. El video reviste calidad de viral: tiene más de medio millones de visualizaciones y fue replicado por 44 mil usuarios en las redes sociales.

Gino nació hace una década en la ciudad de Córdoba. Su padre lo abandonó al nacer, su madre murió de leucemia cuando él era apenas un bebé. Hoy vive con Julio César, su abuelo materno, a quien le dice "papi".

El sábado viajaba con su abuela Dora en un remis para ir a realizar una actividad escolar donde iban a elegir los colores de su uniforme de egresados. Cuando bajó del auto, se dio cuenta que había perdido más que su celular: era el único lugar donde su madre seguía viva.

"Yo no lo quiero perder, porque cuando la extraño veo sus videos y escucho su voz, y yo no la quiero olvidar, su voz, ni nada de eso", cuenta en el video que rápidamente se ramificó por las redes sociales.

Su abuelo narró, en diálogo con radio La Red, que fueron a preguntar a la remisería si sabían dónde podía estar el teléfono. Se dirigió hacia la casa de una mujer que se subió después al vehículo y ella le dijo que no había encontrado nada.

"No es que el celular sea de buena marca, lo que importa es el contenido: tiene muchas cosas grabadas de su madre cuando era chiquito, imágenes de cuando lo bañaba. Lo que más añora es eso. Es un material muy especial y emocional para él. Todas las noches le reza a la madre antes de irse a dormir. Al otro día se levanta y es lo mismo, se despide de su madre antes de irse al colegio", relató su abuelo.

“Le pido encarecidamente que la persona que lo haya encontrado que lo devuelva”, expresó su abuelo materno

La madre de Gino murió en 2009 a sus 22 años, luego de estar internada cinco meses por un cuadro de leucemia. Cuando ingresó al hospital para realizarle un trasplante de médula, él tenía solo un mes de vida.

"Es un chico muy sufrido, muy centrado, muy ubicado por la edad que tiene. Tiene la esperanza de algún día conocer a su padre", contó Julio César.

El teléfono celular es un Samsung J7 PRIME de color negro y tenía una carcasa negra.

David es vecino de Gino y es dueño de un local de electrónica: ofrece un smartphone idéntico para quien devuelva el celular que el niño anhela recuperar. No es el único premio. El propio Gino cierra su video con un aviso de remuneración: "Espero que la gente con buen corazón lo encuentre y me lo dé, doy todos mis ahorros como recompensa".

Seguí leyendo