En la localidad tucumana de Famaillá una docente sufrió un violento hecho de inseguridad que pudo haber terminado de manera trágica. Sin embargo, salvó su vida gracias a su celular, que recibió el impacto de bala que estaba dirigida a su zona abdominal.

El hecho ocurrió cuando Nancy, de 26 años, aguardaba en una parada de colectivos ubicada en el cruce de la avenida Alem y la calle Lucas Córdoba, a dos cuadras de una escuela para chicos con discapacidad donde ella se desempeña como docente, y fue sorprendida por dos motochorros.

"Los ladrones vinieron encima con una pistola y me apuntaron. No me dijeron nada y directamente intentaron quitarme el teléfono", comentó la víctima en diálogo con TN.

Ante esta situación, la joven forcejeó con los ladrones para impedir que le robaran su dispositivo móvil que guardaba debajo del delantal: "Como no pudo sacarme el aparato me disparó. Sentí el impacto y grité solo por el ruido que hizo el arma". Afortunadamente, lo que pudo haber sido una herida de gravedad terminó con su celular absorbiendo la bala y salvándole la vida.

Luego de intentar asesinarla, los delincuentes huyeron sin ser identificados. Por su parte, Nancy fue trasladada a un hospital de la ciudad con heridas leves. "Gracias a Dios solo fue un susto y estoy bien. Solo tuve un rasguño en el abdomen y en el brazo", expresó.

Tras el violento episodio, la joven reclamó por la falta de seguridad: "Acá está muy peligrosa la zona y toda la provincia está en una situación crítica. No se puede salir a ninguna parte", lamentó.

SEGUÍ LEYENDO: