El grupo “Solo viajes K” ya tiene 130 miembros (foto: Municipalidad de Rosario)
El grupo “Solo viajes K” ya tiene 130 miembros (foto: Municipalidad de Rosario)

En tiempos de crisis económica, la grieta ideológica parece incrementarse día tras día. El respeto por la opinión del otro se devalúa como la moneda. Y no hay ciudad en la Argentina que sea ajena a esa realidad. En los últimos días se conoció la existencia de un grupo de Whatsapp donde una treintena de taxistas promueven viajes solo de pasajeros kirchneristas.

Esto ocurre en Rosario. El administrador es Dante y el grupo se llama "Solo viajes K". Según contó en declaraciones al programa Radiópolis, de Radio Dos, primero quiso reunir a colegas que apoyan a la ex presidenta, pero la convocatoria se amplió y hoy ya son poco más de 30 choferes y 100 pasajeros.

El objetivo del grupo es dejar de escuchar comentarios desafortunados contra el gobierno anterior y la líder del espacio político. Básicamente es evitar conversar con quienes piensen distinto o no comparten su ideología política.

Vía Whatsapp acuerdan previamente el destino y así evitan la discusión política en el trayecto
Vía Whatsapp acuerdan previamente el destino y así evitan la discusión política en el trayecto

"La idea original era formar un grupo de taxistas que pertenecieran a la misma ideología. Esto surgió en septiembre del año pasado. Fui conociendo a algunos y así nos fuimos agrupando. En la actualidad hay treinta y pico de choferes. A partir de ahí se me ocurrió incorporar a pasajeros que uno va conociendo en los viajes y pedir en el grupo que nos llamen a nosotros porque me di cuenta de que había pasajeros que querían viajar con taxistas que tuvieran la misma forma de pensar. Ahora somos 130 personas", contó Dante.

La metodología

Los pasajeros piden los viajes en el grupo especificando zona, cruce de avenidas cercanas, nombre de barrio, etc. Nunca se da la dirección exacta. Si hay algún chofer en condiciones de buscarlo, responde. Luego la coordinación del viaje sigue por privado. Una vez concluido el trámite, el chofer o el mismo usuario avisa en el grupo la concreción del traslado así evita que otro taxista quiera tomar el mismo viaje.

Igualmente, el creador de esta insólita y a la vez cuestionable medida dejó en claro que no tiene problemas en llevar pasajeros que no piensen como él y que, claro, lo hace habitualmente, aunque eso implique no hacer silencio ante comentarios que no comparte.

Seguí leyendo: