La Policía de la Ciudad puso en funcionamiento una nueva herramienta para la prevención de delitos: se trata de una serie de Torres de Vigilancia Móvil (TVM), desde las cuales los oficiales podrán monitorear la actividad de distintos puntos neurálgicos de la Capital.

Estos puestos blindados, que contarán con presencia policial durante las 24 horas del día, están equipados con un centro de comando con pantallas, cámaras domo con visión infrarroja de 360 grados, y pueden elevarse hasta 5 metros de altura. Además, están conectadas al Centro de Monitoreo Urbano, donde 120 operadores analizan en tiempo real imágenes de distintas zonas de la ciudad.

Esta no es la primera vez que las garitas se usan en el país. Durante el verano de 2017, varias formaron parte del paisaje de distintas ciudades de la Costa Atlántica, tales como Pinamar, Villa Gesell y Mar de las Pampas.

Las primeras dos garitas porteñas fueron emplazadas en la Avenida 9 de Julio, en las intersecciones con Avenida Córdoba y Avenida de Mayo.

No obstante, las unidades son transportables. El secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D'Alessandro, indicó que las mismas "pueden replegarse y engancharse a una camioneta para ser desplazadas hacia otros puntos rápidamente" y, consecuentemente, podrían usarse en "partidos de fútbol o los corsos de carnaval". De hecho, una de las dos garitas fue movida a Caminito durante el día.
"Como herramienta tecnológica son importantes, nos permiten monitorear situaciones con mayor anticipación y alertar rápidamente", concluyó D'Alessandro. .