(Diego Medina)
(Diego Medina)

No hay demasiados consultorios ni ascensores en Pinamar. Pero aquí no hacen falta esos espacios emblemáticos de la ciudad para hablar del clima. Este enero viene con poco sol, mucha lluvia y demasiado viento sur en Pinamar y Villa Gesell. Tales condiciones hicieron que "el tiempo" sea, hasta ahora, uno de los tópicos más usuales en las charlas en la playa. Todos perciben que hace menos calor, que las condiciones son más inestables y que, como en el resto del país, las lluvias son más frecuentes que las esperadas en esta época y en este lugar.

Los datos de la Estación Villa Gesell del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), ubicada en el Aeropuerto local, ratifican el termostato natural de los veraneantes. Según estadísticas oficiales a las que tuvo acceso Infobae la primera quincena de enero tuvo una máxima promedio dos grados menor que la de, al menos, los últimos tres veranos.

La máxima en esta zona de la Costa Atlántica se dio hace apenas unos días, el miércoles 16 de enero, cuando el mercurio de los termómetros (analógicos) tocó los 30,2º C. Durante la primera quincena, sólo el 5 de enero la marca alcanzó los 30º C. Y se clavó ahí.

Los centros comerciales incrementaron sus ventas gracias a los días más fríos (Diego Medina)
Los centros comerciales incrementaron sus ventas gracias a los días más fríos (Diego Medina)

De acuerdo con los registros que el SMN compartió con este medio, la temperatura máxima promedio de la primera quincena del año en Villa Gesell y Pinamar fue de 25,5º C, mientras que la del año pasado fue de 27,5º C y la de 2017, de 27,4º C

"No es tan extremo pero se siente. Venimos de veranos muy extremos, el año pasado llegó a superarse los 35 grados y en 2013 llegó a casi 40º C a principios de enero", comentó el climatólogo José Luis Stella, del SMN.

Según explicó Stella, dos grados de diferencia en el promedio de las temperaturas máximas se notan mucho. "Estamos con una masa de aire más frío. La explicación, si bien hay un calentamiento, es que hay otros forzantes actuando. No tiene que ver ni con La niña ni con El niño, son otros forzantes de otras escalas que impactan bastante en nuestro país. Por eso se dan las inundaciones en el Noreste y Litoral. Y esa circulación tan anómala para la época está asociada a las bajas temperaturas y a los días muy inestables", detalló el climatólogo oficial.

Abrigados y sin sol, una postal cotidiana durante la primera quincena de 2019 (Diego Medina)
Abrigados y sin sol, una postal cotidiana durante la primera quincena de 2019 (Diego Medina)

Para Stella, según reflejan los datos diarios, no se trata de que no hubo días de calor en Pinamar y Gesell durante enero: "Fue quizá más variable, con lluvia en el medio. No está mal para un verano. Quizá se le suma la nubosidad, el factor del viento o los cambios más bruscos".

Para explicarlo con ejemplos, Stella comentó que el jueves 17 la máxima no llegó a 20º C. Y que el día anterior había sido de 32º C. "Esa variabilidad la gente lo nota", comentó.

Sin embargo, para el climatólogo, no es tanto que este enero es "frío" sino que esta zona arrastra varios veranos de temperaturas extremas, con sus famosas "olas de calor".

Nubes negras, visitas frecuentes en Pinamar este verano (Diego Medina)
Nubes negras, visitas frecuentes en Pinamar este verano (Diego Medina)

"Este sería nuestro verano más natural, más en la zona de la costa, no tanto el de los calores agobiantes. Estamos mal acostumbrados a tener veranos muy cálidos. Cuesta recordar veranos fríos. Este diciembre sí que fue muy frío, hasta con heladas, atípico a lo que estamos acostumbrados. No solamente en la Costa, en Córdoba durmieron con confrazadas", comentó el climatólogo.

Si bien el planeta pasa por una época de calentamiento global, desde el SMN remarcaron que estas temperaturas más bajas no indican que esté cambiando esa tendencia. "Pero estos eventos extremos, de frío en verano, son menos frecuentes que antes. En los últimos 20 años tuvimos muchas olas de calor, que aumentaron la temperatura que estamos acostumbrados a tener", dijo Stella.

Quiénes ganan y quiénes pierden con este clima

Todos los comercios que viven de los momentos en que la gente no va a la playa están contentos con este clima. En un informe elaborado por el Observatorio Turístico de Pinamar este factor fue clave para el rubro gastronómico y las canchas de golf, ya que los días de lluvia o fríos y ventosos la presencia de clientes "aumentó significativamente".

El golf levantó su convocatoria gracias a las condiciones climáticas (Diego Medina)
El golf levantó su convocatoria gracias a las condiciones climáticas (Diego Medina)

Para el apartado sobre Cariló, por ejemplo, el informe indica que las promociones de tarjetas y bancos colaboraron mucho en los muy buenos resultados de la primera quincena "y el clima feo hizo que tengan mayor demanda".

El alquiler de canchas de tenis tuvo grandes fluctuaciones por ser una actividad muy condicionada a las condiciones meteorológicas de cada jornada. Según el informe del Municipio: "Los días que mejor trabajaron fueron aquellos que estaban nublados y que no eran tan aptos para ir a la playa".

Las cabalgatas también fueron hasta ahora un producto con buen índice de consumo, sobre todo entre aquellos prestadores que poseen predios cerrados donde los turistas pueden disfrutar a caballo. "Su público fue liderado por familias, y en algunos casos trabajaron desde muy temprano a la mañana hasta el atardecer, mientras otros palenques refirieron que la temporada comenzó muy tranquila, condicionada por el mal tiempo", detalló el Observatorio Turístico local.

Quienes "se hacen" el verano con las excursiones de pesca tuvieron menos salidas que en 2018. Atribuyen parte de esta baja al mal clima imperante que hacían desfavorables las condiciones para navegar y a la falta de dinero. "Los días que pudieron salir trabajaron muy bien, aunque los turistas denotaban un menor poder adquisitivo que los de temporadas anteriores", informa el Municipio. Lo mismo ocurrió con la oferta de la "banana acuática", donde estiman que trabajaron 20% menos que el año pasado.

Seguí leyendo: