Se produjo una intensa persecución en el partido bonaerense de Tigre. La particularidad de este operativo fue que la persona que intentó darse a la fuga también era un policía.

El hombre se detuvo en un control vehicular en la intersección de la Avenida de los Constituyentes y Mansilla y admitió que aún tenía vencido su registro de conducir. En consecuencia, los agentes le comunicaron que debían secuestrarle el vehículo como a cualquier ciudadano que comete tal falta.

Mientras le labraban una multa por tener el registro vencido, comenzó la insólita secuencia entre policías. El hombre, que pertenece a la División Motorizada Norte, se negó a entregar su vehículo, reaccionó con violencia y agredió a los agentes, indicaron fuentes policiales a Infobae.

Fue entonces cuando el policía aceleró y comenzó a huir. Se inició así una persecución entre el efectivo y los móviles del Centro de Operaraciones Tigre (COT), mientras que en paralelo las cámaras de monitoreo registraban todo el recorrido.

El vehículo se dirigió hacia Panamericana, sentido a Capital Federal, donde el Comando Patrulla de la Policía bonaerense se adhirió al operativo y logró interceptar al conductor, disparando contra su ventanilla.

Ya sin escapatoria, bajó del auto e intentó forcejear nuevamente con efectivos de la Bonaerense hasta que finalmente fue reducido por uno de los agentes.

El hombre fue trasladado a un centro de salud cercano para tratar sus heridas en el rostro y ahora quedó a disposición de la Justicia. De todos modos, las fuentes indicaron a este medio que el agente ya fue separado de la fuerza.