Que el Teatro Colón sea "el mejor del mundo" no alcanzó a formar parte de la letra de "La argentinidad al palo", aquella recordada canción de Bersuit Vergarabat, más plagada de "aspiraciones" del inconsciente colectivo argento que de "realidades" comprobadas.

Sin embargo, en el caso de nuestro emblemático teatro, quien lo afirma es Travel365, uno de los sitios de turismo más destacados del mundo, que eligió al primer coliseo argentino como el teatro de ópera más importante del planeta por considerarlo "un verdadero monumento del arte teatral, lírico y acústico, sin duda de los mejores de todos los tiempos".

El Teatro Colón fue elegido por el sitio Travel365 como el teatro de ópera más importante del mundo

La acústica es, sin dudas, uno de sus rasgos más característicos y aplaudidos. Debido a su calidad es que es reconocido entre los mejores. Saliendo del cliché "Messi, Maradona, Obelisco, dulce de leche", el Colón es símbolo de argentinidad y de prestigio. Y fuente de orgullo.

Guillermo Andino y Carolina Prat recorrieron el Teatro Colón
Guillermo Andino y Carolina Prat recorrieron el Teatro Colón

Su directora general, María Victoria Alcaraz, señala que el Colón es un teatro que renueva anualmente su repertorio. Tiene talleres de producción propia -también reconocidos internacionalmente- y alberga en sus instalaciones a cuerpos artísticos y al Instituto Superior de Arte. Es casi una ciudad dentro de la ciudad, cuyo objetivo central es la defensa de la cultura.

La nueva gestión del Colón tiene como propósito abrir sus puertas y hacer que los artistas salgan a la calle

La gestión de Alcaraz tiene como propósito "abrir las puertas". Pero según esta funcionaria no solo para que la gente entre sino también para que los artistas salgan. "Nadie le tiene que tener miedo al Teatro Colón. Hay que animarse a entrar con el alma a flor de piel, dejarse atravesar por el arte y disfrutar. No hay que estudiar nada en particular, ni vestirse de manera especial. Solo hay que dejarse llevar por el arte, por la música, por la belleza", señala Alcaraz.

Guillermo Andino junto a la directora general del Colón, María Victoria Alcaraz
Guillermo Andino junto a la directora general del Colón, María Victoria Alcaraz

El Teatro Colón es un símbolo de nuestro país. Una joya de la arquitectura que deslumbra a quienes pasan por su puerta. Y es, además, una verdadera fábrica de arte que no se detiene nunca.

Alcaraz sostiene que el Colón es hoy uno de los pocos teatros-fábricas que quedan en el mundo. "Todo lo que se necesita para cualquier espectáculo, tanto en la vestimenta como en las escenografías se fabrica en sus talleres. Es un sistema de maestros artesanos y aprendices. De transmisión de un oficio muy requerido en todo el mundo y que está tendiendo a desaparecer" asegura Alcaraz, al tiempo que sostiene que su equipo "se encuentra abocado a que no se pierda y que haya nuevas generaciones que puedan aprender estos oficios".

“Hay que conocer este teatro, un orgullo de todos los argentinos, un privilegio que tenemos los argentinos, el de tener uno de los cinco más importantes del mundo”, enfatiza la directora del Colón

El mundo de sus artistas está lleno de gestos, cábalas y misterios. A los bailarines jamás se les desea suerte antes de salir a escena: la palabra que se pronuncia es "merde". Y el gesto, una patada en la cola. A los cantantes hay que decirles "in boca il lupo" ("tengan el lobo en la boca").

Alcaraz le contó a Carolina Prat sobre el nuevo programa del Colón, basado en abrirle las puertas a todo tipo de público
Alcaraz le contó a Carolina Prat sobre el nuevo programa del Colón, basado en abrirle las puertas a todo tipo de público

En los subsuelos del teatro se esconde un mundo igual de maravilloso que su escenario. Son los talleres donde hombres y mujeres comparten, cada uno desde su oficio, un mismo objetivo, lograr la perfección. Son verdaderos artistas, dueños de un talento comparable sólo con los músicos, bailarines y cantantes que reciben ovaciones de pie al cerrarse el telón.

Allí puede apreciarse la calidad humana, las ganas de su gente, el trabajo minucioso de los profesionales, universitarios y artesanos, que constituye otro gran símbolo que el mundo reconoce.

“Vengan aunque sea a una visita guiada”, le pidió Alcaraz al público que aún no se acercó a conocerlo
“Vengan aunque sea a una visita guiada”, le pidió Alcaraz al público que aún no se acercó a conocerlo

Asistir a una de sus funciones puede llegar a convertirse en una experiencia a la que una persona guarde como un tesoro por el resto de su vida. La imponente sala del teatro Colón, con sus palcos, sus cortinados color rubí, su cúpula pintada por Soldi, sus asientos trabajados y sus molduras doradas se convierten en el escenario perfecto para un momento único.

Alcaraz también señala que para conocerlo no hace falta siquiera concurrir a presenciar un espectáculo de la cartelera: "¿No se animan a una ópera o a una función de ballet? Vengan aunque sea a una visita guiada. Hay que conocer este teatro, un orgullo de todos los argentinos, un privilegio que tenemos los argentinos, el de tener uno de los cinco más importantes del mundo", enfatiza.

SEGUÍ LEYENDO: