Michelle Médula es una alumna del colegio Ecos que se había llevado algunas materias y decidió irse de su casa de Palermo tras discutir con sus padres. Les había dejado tres cartas de despedida y les pedía que no la busquen. Obviamente, no le hicieron caso…

Luego de un intenso rastrillaje, la joven de 15 años fue hallada en Azcuénaga al 700 por efectivos de búsqueda de personas de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, precisaron fuentes de seguridad. Estaba con un joven de 26 años.

La adolescente fue hallada gracias a un seguimiento de cámaras del CMU (Centro de Monitoreo Urbano) que se circunscribió a la zona donde podía estar, hasta que finalmente pudieron dar con Michelle, quien ya se encuentra acompañada por Gabriel, su padre.

Según había contado el hombre, Michelle se llevó algunas materias y eso trajo una discusión donde como medida para que no siga distrayéndose le dejó el celular. "El mensaje era 'a estudiar' y ella no lo tomó así. Se enojó mucho, no bajó a cenar y se encerró en su habitación", dijo el papá.

Mientras Gabriel estaba trabajando, la joven tomó una mochila y se fue. "Regreso a las 11 para organizar esto del estudio y no la encuentro. Lo que encuentro son tres cartas: una para la mamá, otra para el hermano y otra para mí donde se despedía y había reclamos", relató.

Ni sus amigos y compañeros sabían dónde estaba y entre todos comenzaron una campaña de búsqueda en redes sociales. Sus padres, además, radicaron la denuncia en la comisaría, donde dejaron las cartas que escribió y todos los datos necesarios para dar con ella. Huyó prácticamente con lo que tenía puesto, se llevó una mochila roja muy pequeña, poco dinero y una tarjeta SUBE.

"Si ella está escuchando, que sepa que es imposible que no la busquemos. No me gusta estar en los medios pero por Michelle hago cualquier cosa", dijo el padre en medio de la desesperación.