El Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) dispuso este martes retirarle provisoriamente la licencia de Operador de Radiocomunicaciones al piloto aficionado que intervino la señal de Aeroparque para hablar en el despegue del vuelo en el que viajaba su hija.

Se trata de Fabián Roberto Pennin, quien interfirió las comunicaciones del Aeropuerto Jorge Newbery el pasado domingo 11 de noviembre y quedó este lunes en libertad, tras ser procesado por poner en peligro la seguridad aérea y ser embargado por 5 millones de pesos. La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) ya había resuelto revocarle la licencia de piloto con la indicación de "no apto médico".

La decisión responde a lo previsto en la resolución 2444/98 art. 52 de la Comisión Nacional de Comunicaciones, que indica que el ENACOM podrá "retirar o disponer el retiro, transitorio o definitivo, del Certificado de Operador de Telecomunicaciones, cuando se comprobara que el titular del mismo incurriera en negligencia profesional o infracción a los reglamentos que rigen a los servicios de telecomunicaciones, imputables exclusivamente a su intervención".

"Enacom lleva controles rigurosos para evitar las interferencias y además trabaja en un ambicioso plan de ordenamiento del espectro radioeléctrico", expresó Silvana Giudici, presidenta del Organismo. "En este sentido, cuando nuestros equipos de monitoreo detectan una interferencia rápidamente ejecutan el protocolo. Sin embargo, en este caso se decidió avanzar hacia sanciones mayores ya que consideramos que el radio operador puso en peligro la seguridad, no solo de los pasajeros que vuelan a diario, sino la de todos los ciudadanos", agregó.

El 11 de noviembre pasado en el Aeroparque Jorge Newbery las operaciones estuvieron interrumpidas unos 20 minutos porque Pennin, quien se encontraba parado junto a la reja perimetral, interfirió, valiéndose de un aparato de radiocomunicaciones handy, la comunicación entre la tripulación al mando de la aeronave correspondiente al vuelo AR 1694 de la empresa Aerolíneas Argentinas y la Torre de Control.

En el vuelo que tenía como destino la ciudad de Bariloche y se encontraba a la espera de ser autorizado para el despegue, partía su hija de viaje con sus compañeros de curso.

Pennin podría enfrentar penas de entre 2 y 8 años de prisión si la Justicia establece que violó el artículo 190 del Código Penal, por ejecutar un hecho a sabiendas de que ocasionaba riesgo de estrago al poner en peligro el avión.

SEGUÍ LEYENDO: