"Atento, atento al gordo", dice un hombre mientras maneja. Sube la velocidad de su camioneta, pasa por un gran charco de agua y deja empapado a un peatón de la ciudad de Corrientes. Se ríe y continúa la marcha a toda velocidad. La supuesta broma, que se repite una y otra vez, quedó registrado en un video.

Las imágenes fueron subidas a las redes, pero el autor nunca pensó que ese material se iba a viralizar entre los correntinos. Los vecinos, indignados por el comportamiento de ese conductor, iniciaron una campaña virtual para que las autoridades tomen medidas y encuentren al autor de esas bromas de mal gusto.

Ayer la Justicia se hizo eco de estas quejas. Un fiscal del fuero Correccional de Corrientes abrió la búsqueda del conductor que se filmó mojando peatones en la capital provincial. Se trata de Pablo Daniel Sosa, quién inició una investigación tendiente a identificar al hombre que molesta a los transeúntes.

El representante del Ministerio Público también lanzó un pedido de colaboración a medios de prensa en el marco de las medidas dictadas para dar con el paradero del conductor.

Fuentes judiciales indicaron que se trata de por lo menos tres videos en los que se ve un vehículo atravesando a gran velocidad avenidas del casco urbano de Corrientes, que se encontraban anegadas por una copiosa lluvia que acumuló alrededor de 74 milímetros el martes.

En los videos que trascendieron a través de Whatsapp, redes sociales y medios de comunicación de Corrientes, un hombre, cuyo rostro no se ve, se divertía con la desgracia de los peatones y conductores de motocicletas y carros que terminaron mojados por las salpicaduras que provocó al correr con su vehículo por las esquinas inundadas.

Asimismo, el fiscal Sosa hizo un llamado a la comunidad para que "aquellos que puedan aportar pruebas y/o datos del posible autor del hecho, deberán acercarse" a la fiscalía para que "ayuden al esclarecimiento de este lamentable hecho".

"Se ven además evidentes infracciones de tránsito. Pienso enviar copias al juzgado de faltas, una vez que se lo identifique, para que aplique las sanciones que correspondan. Podría ser hasta el secuestro del vehículo", subrayó.

Sosa también explicó al diario Época que la actuación de oficio se basa en el código penal, debido a una "conducta imprudente, por ejemplo en el caso de descarrilamiento voluntario de un tren. Y las consecuencias de riesgo a la integridad física de las personas a causa de un accionar imprudente. Las personas pudieron haberse caído, lesionado, o incluso ser víctimas de un accidente mucho más grave".

En Corrientes son de competencia Correccional los delitos que la ley reprima con penas que no excedan de tres años de prisión -como en este caso por presunto perjuicio-, multa o inhabilitación de cinco años y es deber de los fiscales promover la averiguación y represión de esos hechos punibles.