Finalmente, los restos del submarino ARA San Juan fueron hallados. En una curiosa sucesión de hechos, en tan solo dos días las familias de los 44 fallecidos afrontaron la emoción por el primer homenaje oficial a sus seres queridos, la fatídica coincidencia del fin de las operaciones de la empresa Ocean Infinity encargada de buscar los restos del submarino, la decisión de la firma de retomar la búsqueda para dirigirse a un punto ya revisado, el hallazgo del submarino y el inmediato cambio de status de sus familiares. Dejaron de ser desaparecidos para pasar a ser oficialmente muertos en acto de servicio.

Tanta adrenalina liberada de repente puede haber influido ciertamente en el ánimo de los dolientes, muchos de los cuales se volcaron a las calles marplatenses para expresar una disconformidad general con todo lo actuado por las autoridades militares y civiles relacionadas con la tarea de localizar al submarino.

"No creemos en la forma en que se hicieron las cosas, pensamos que se nos engañó durante un año, queremos que refloten el submarino y que nos entreguen los cuerpos". Estos y otros reclamos fueron esgrimidos durante toda la jornada por un puñado de familias que optaron por canalizar su dolor, cuestionando aún las cosas que se hicieron bien a partir del cambio de autoridades en la Armada.

Del otro lado de esta "grieta", el grueso de las familias llora en silencio el inicio oficial del duelo. Cobijadas en las instalaciones del hotel Tierra del fuego, son más de 80 almas que reciben el cariño y consuelo del personal de hotel.

A su lado como una más, Lorena Arias, abogada de las tragedias navales más emblemáticas del último año ( Ara San Juan, Pesqueros El Repunte y Rigel) dialogó con Infobae y contó: "Es una jornada especial, las familias deben tomarse este día o los que sean necesarios para elaborar el duelo. Todos tienen la ilusión de que se reflote el submarino, pero son conscientes que eso no será posible en el corto plazo. Sea cual sea el reclamo, el 90% de las familias no avalan la violencia, el insulto a las autoridades o la violencia de cualquier tipo".

Con el cansancio de varias jornadas sin dormir, Arias detalló que las familias ven con preocupación cómo un grupo minoritario de personas está transformando la tragedia una batalla campal, tomando revancha contra personas que además siempre han tenido un trato considerado para con cada miembro de los distintos entornos familiares.

La jornada de este sábado fue vivida en las inmediaciones de la base naval de Mar del Plata bajo un clima de creciente tensión. Muchos familiares, junto a grupos de personas que llegaron hasta la puerta del destacamento naval, protagonizaron disturbios al reclamar por un urgente reflotamiento de la ahora reaparecida nave.

Un equipo de fútbol juvenil se acercó para acompañar a las familias
Un equipo de fútbol juvenil se acercó para acompañar a las familias

"Mi gente, mis clientes, los que en su mayoría viven en el hotel de la Armada, están perfectamente contenidas, nada tengo que reclamar respecto a este aspecto. A partir del conocimiento de la noticia, se destacaron al lugar médicos y ambulancias para ocuparse del control de las necesidades sanitarias de las familias", sentenció Arias.

Respecto a si en su opinión la aparición del San Juan contribuirá a acelerar la causa judicial, la profesional resumió: "Sin duda, nosotros estábamos atendiendo varios frentes en forma simultánea, material, comunicaciones, inteligencia, etc. A partir de este hallazgo podremos avanzar a paso firme con las verdaderas razones de la tragedia".

Desde Caleta Olivia

Mientras tanto, la jueza federal de Caleta Olivia Marta Yañez hizo pública una declaración en la que dejó en claro que, al menos por ahora, no tiene pensado disponer la remoción de ningún resto náufrago de los hallados junto al submarino. Según explicó, la responsabilidad de preservar la escena del siniestro es responsabilidad exclusiva de su juzgado.

Respecto al buque noruego Seabed Constructor, finalizó al caer la tarde de este sábado sus tareas de relevamiento fotográfico de la zona del siniestro y zarpó hacia Sudáfrica, donde se procederá al desembarco de los tres familiares y los tres veedores militares que participaron de las operaciones de búsqueda.