La Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) vivió un día a pura tensión y conflicto. Un grupo de estudiantes y docentes que usurparon el vicerrectorado de la casa de estudios fue desalojado por otros alumnos y profesores, en rechazo a la medida de fuerza.

La jornada ocurrió el miércoles y fue caótica. La tensión arrancó cuando el grupo de alumnos que ocupaba la sede arrancó el día con pintadas en la sede universitaria de General Roca. "Suspendimos Estudiantes", "Con la UNRN no hay futuro" y "Fachos" fueron algunos de los grafittis y consignas que se escribieron en las paredes y baños de la facultad. Exigían su reincorporación al ciclo lectivo.

El hecho fue en respuesta a la suspensión de 12 estudiantes que toman desde hace 65 días el vicerrectorado en reclamo de más presupuesto. En esa acción participaron también las docentes Victoria y Virginia Naffa, quienes están sumariadas por la UNRN y deben afrontar una denuncia penal. Este martes, la Cámara Federal confirmó el procesamiento de las profesoras por el delito de usurpación de las oficinas universitarias de la sede de Alto Valle y Valle Medio.

Tras el aval al procesamiento, el juez de Primera Instancia Hugo Greca tenía pendiente una orden de desalojo. Pero un sector de la comunidad educativa no esperó definiciones y resolvió avanzar con la expulsión de los usurpadores.

Afuera! ¡Afuera!", gritaban cerca de 200 estudiantes que se juntaron para rodear al grupo de manifestantes, que resistieron haciendo una sentada en el suelo. "¡Que se vayan!", reclamaban otros, en plena tarde del martes.

Pasó poco tiempo hasta que la muchedumbre sacó a los estudiantes sancionados puertas afuera de la universidad, sobre la calle Estados Unidos 750. Por el clima espeso, que llegó al borde de que hubiera alguna escaramuza, dos personas se descompensaron y fueron hospitalizadas, retrató la prensa local.

La situación llegó al punto de máxima tensión después de varios intentos fallidos por encauzar un diálogo entre la asamblea de estudiantes y el rector de la UNRN, Juan Carlos de Bello. Ya el vínculo estaba deteriorado y cortado hace un mes por las sanciones impuestas y la radicación de la denuncia penal.

"Es un grupo minúsculo que tiene soporte en activistas y militantes externos a la universidad. Fueron al espacio aúlico donde damos clases que es la ex bodega del Valle Fértil, ahí intentaron repetir lo mismo y agredieron a la gente que estaba dentro", relató el rector, quien repudió el daño de la fachada y las paredes. "Generaron un costo material de 800 mil pesos", precisó.

El rector celebró la actitud tomada por los universitarios refractarios a la protesta. "La reacción masiva de los estudiantes, docentes y no docentes fue ir empujándolos para sacarlos. Fue un día histórico para la universidad, son grupos autoritarios que no representan a nadie y hacen una lucha abstracta", señaló De Bello en diálogo con TN.

La docente sancionada y abogada Victoria Naffa se defendió al afirmar que la protesta no impidió el dictado de clases. "Las autoridades tienen la pelota, porque es cuestión de que se sienten a negociar con los miembros de la asamblea. Evidentemente no lo hacen porque pretenden perseguir a estudiantes y docentes que nos organizamos por fuera de las formas que ellos consagran", sostuvo.

SEGUÍ LEYENDO: