Los jóvenes que se filmaron y sacaron fotos bailando, saltando y tomando alcohol en el Monumento a los Policías Federales Caídos en Cumplimiento del Deber, del barrio porteño de Belgrano, deberán, además de investigar la vida de las víctimas, realizar el viernes por la mañana una ofrenda floral en señal de respeto y reparación simbólica por la afrenta.

Después de que se viralizaran las fotos de los festejos, que fueron fuertemente repudiados, la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas Nº 8, a cargo de Leandro Noguera, abrió una investigación por posible daño agravado al monumento, que de acuerdo con el artículo 184 inciso 5 del Código Penal contempla penas de 3 meses a 4 años de prisión, que finalmente no prosperó.

El miércoles por la mañana, autoridades del Instituto Santa Ana y San Joaquín mantuvieron una reunión con el jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, para hablar de lo ocurrido y llegar a un acuerdo respecto de la reprimenda que recibirán los alumnos. Allí, se acordó finalmente frenar el proceso penal y reparar el daño por medio de una ofrenda floral, como acto de desagravio que realizarán junto a sus padres. 

El rector de la institución educativa, Walter Belbey, se mostró muy apenado por el episodio, pidió disculpas en nombre de los estudiantes y se comprometió a que los menores realicen una tarea de investigación sobre la vida de las víctimas.

"Si bien creemos que en este caso los alumnos no tenían conocimiento de dónde estaban, vamos a trabajar para que tomen conciencia de la importancia de los servidores públicos", afirmó Belbey ayer. "Los vamos a tratar de preservar y cuidar. La escuela justamente está para eso y vamos a conversar con el comisario y vamos a facilitar el acercamiento".

"Más allá de la bronca, entendemos a los chicos. No hicieron cánticos contra la policía ni contra lo que representa el monumento a nuestros caídos. Creemos que ni sabían dónde estaban, pero hay que enseñarles que no se hace eso en una plaza pública", expresó por su parte Roncaglia.

Quien probablemente no esté de acuerdo con la resolución será Ana Sivanto, miembro de la Asociación Civil Grupo de Viudas y Familiares de Policías Federales Caídos en Cumplimiento del Deber, quien manifestó el martes su descontento con la reacción del colegio y de los jóvenes.

"Creo que lo hicieron como un desafío porque no pueden desconocer que ese es el Monumento de los Caídos. Hay un escudo inmenso que dice Policía Federal", sostuvo en diálogo con TN, al tiempo que dijo que "si saben tomar alcohol no son tan chicos" y que "correspondería" que realizaran tareas comunitarias como castigo. "Podrían al menos pedir disculpas públicas a todas las familias. Somos una institución que fue avasallada y pisoteada".

SEGUÍ LEYENDO: