El abrazo simbólico a la Sociedad Hebraica Argentina
El abrazo simbólico a la Sociedad Hebraica Argentina

Esta tarde, los socios de la Sociedad Hebraica Argentina (SHA) realizaron un abrazo simbólico al tradicional edificio de calle Sarmiento 2233, en el barrio de Once, en un intento por impedir la venta que la actual comisión directiva llamó a tratar en asamblea extraordinaria el próximo domingo 2 de septiembre, según denuncian, sin el aval de gran parte de los miembros a los que se les quiere impedir la participación.

En esas instalaciones dieron conferencias Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato y hasta Pedro Almodóvar, entre otros referentes de la cultura. Hubo ciclos de cine, teatro, se practicaron los más diversos deportes, ajedrez, ping pong o voley. Tiene siete murales, uno de ellos de Antonio Berni, declarados en 2015 Patrimonio Cultural de la Ciudad y que más allá de quién sea el dueño del edificio, no pueden tocarse. Pero por sobre todo, la tradicional sede, es parte de la cultura porteña.

Los socios se reunieron en la puerta de la sede para pedir que no sea vendida
Los socios se reunieron en la puerta de la sede para pedir que no sea vendida
Son más de 300 socios los que se oponen a la venta del edificio
Son más de 300 socios los que se oponen a la venta del edificio

"Quisieron instalar que la institución no es un edificio, que no hay que aferrarse a un monumento, pero esta es la casa de mucha gente, muchos que se fueron a vivir a otros países hoy no pueden creer que se quiera vender Sarmiento", compartió Valentín Bromberg (68) con Infobae, uno de los alrededor de 300 socios que se oponen a la venta y que este jueves participaron del abrazo a la tradicional sede.

Según el comunicado que recibieron los socios el próximo 2 de septiembre se evaluará la oferta del SUTERH, el sindicato de encargados de edificios cuyo secretario general es el político, empresario y dirigente deportivo Víctor Santa María para comprar el edificio. Sin embargo la propia venta, así como también el precio propuesto, unos 9 millones de dólares, despiertan dudas entre los miembros del SUH.

El próximo 2 de septiembre se evaluará la oferta del SUTERH
El próximo 2 de septiembre se evaluará la oferta del SUTERH

Santa María es, sin embargo, un empresario conocido por los socios. En 2015, en una asamblea que se realizó en el predio de Pilar, las autoridades le vendieron una parte de la torre, una extensión del edificio de calle Sarmiento por 3,5 millones de dólares. "Se le vendió con la excusa de renovar con esa plata la otra parte de la sede, lo que no pasó, lo que nos hace sospechar que esto es en realidad una compra en dos partes", manifestó Bromberg, socio vitalicio de la institución.

"Fueron cortando actividades, antes abría 8 de la mañana, hoy abre al mediodía, la pileta estuvo cerrada, sacaron a los grupos de chicos que venían los sábados, que eran muchos, cortaron ajedrez, ping pong, voley, no quisieron alquilar el teatro, hubo una oferta de una cadena de gimnasios que se dejó de lado", enumeró, antes de opinar que "hubo mucho para hacer que no se hizo", si se hubiera querido frenar la venta.

Los socios recordaron en el acto la importancia histórica en el edificio
Los socios recordaron en el acto la importancia histórica en el edificio
Muchos de los socios se oponen a la venta del edificio
Muchos de los socios se oponen a la venta del edificio

Ahora, en el marco del abrazo simbólico, Bromberg destaca que el hecho de que la votación -una vez más- se haga en Pilar, tampoco le suena casual. "Hay mucha gente grande, vitalicios, yo no sé cuantos van a ir para allá", admitió sobre la posibilidad torcer el destino del edificio en una votación el próximo 2 de septiembre, y agregó: "le hacen difícil a los socios de Sarmiento participar".

"La iniciativa de hoy es la misma que se tuvo en abril del año pasado, tratar de la gente se pueda expresar", resumió sobre el acto que este jueves tuvo como protagonistas a los socios y a un puñado de oradores a cargo de poner al corriente a todos los que se acercaron, como tantas otras veces hasta el 2233 de calle Sarmiento, parte de sus vidas, esta vez para que no desaparezca.

Fotos: Nicolás Aboaf

SEGUÍ LEYENDO