El policía Walter Barrios Lara había comenzado a preocuparse por los movimientos extraños a pocos metros de su automóvil, y no se equivocaba. El efectivo llegaba a su casa de Isidro Casanova junto a su mujer cuando fue baleado por cuatro delincuentes. 

Barrios Lara, de 39 años, es instructor de la División Canes de la Policía de la Ciudad y su pareja, también integrante de esa fuerza de seguridad, llegaban a su casa sobre la calle Chañar al 4900. Pero ya minutos ante había detectado un vehículo color blanco que merodeaba. 

Entonces, el policía se apresuró y dejó a su mujer cerca de la puerta de la vivienda para que pueda entrar rápidamente para tomar su arma reglamentaria.

Pero los ladrones que viajaban en aquel auto blanco fueron más veloces y, ante la resistencia del efectivo para entregar su auto, no dudaron en dispararle cuatro veces. Uno de los tiros impactó en la zona abdominal. Cuando la pareja de Walter salió de su casa para actuar, el agente ya estaba desangrándose en el piso.

Su mujer lo subió al auto y lo internó en el Hospital Italiano de San Justo, en donde permanece en grave estado.

Walter Barrios Lara se encuentra en observación en el shock room de la guardia del centro de salud, en coma farmacológico inducido.

En tanto, los delincuentes son buscados intensamente y se buscan las cámaras de seguridad de la zona que hayan podido registrar los movimientos del auto blanco tras el ataque.