El barrio en el que ocurrió el asalto (Google Street View)
El barrio en el que ocurrió el asalto (Google Street View)

El martes pasado, el barrio Guadalupe de la ciudad de Santa Fe se vio convulsionado por la repentina llegada de un gran número de policías hasta una casa ubicada en la calle Ayacucho al 200. El motivo: rescatar al dueño de una vivienda, un hombre de 73 años, que había sido atado dentro del inmueble tras haber sido víctima de un asalto.

Si el relato se detuviera ahí se podría decir que es un hecho más de inseguridad. Sin embargo, la historia detrás del caso esconde un hecho insólito. Los efectivos llegaron al lugar después de recibir un llamado por parte del propio ladrón en el que avisaba que casi seis horas atrás había asaltado al jubilado en la casa, que lo dejó maniatado en el bañ0 y que estaba preocupado por su estado de salud.

Tras el increíble llamado, la policía constató que el relato era cierto. Encontraron al hombre atado y debieron llamar a los servicios de emergencia para que lo asistieran. En su declaración, la víctima narró que se encontraba atrapado desde la mañana, cuando fue sorprendido por dos delincuentes en su propiedad.

Fueron dos los hombres que, armados, ingresaron con sus rostros cubiertos con gorros y pañuelos. Bajo amenazas, redujeron al jubilado y lo encerraron en el baño. Luego, requisaron todo el inmueble y se llevaron varios objetos de valor. Robaron el Ford Ka del dueño, joyas y una cantidad no precisada de dinero en efectivo.

En el llamado, uno de los ladrones pidió que la policía acuda con urgencia a la casa de la calle Ayacucho porque un hombre había quedado atado en el baño. Al ver la precisión de los datos brindados, inmediatamente se dieron cuenta de que el autor de la llamada era alguno de los autores del asalto. Cuando llegaron, escucharon el pedido de auxilio y lo rescataron.

Seguí leyendo: