El Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos informó que la transmisión del Mundial de Rusia costó 19,5 millones de dólares menos que la de Brasil 2014.

Según el comunicado, el Estado argentino pagó 3 millones de dólares por los derechos de televisación de los partidos del Mundial de Rusia 2018. Mientras que por los derechos de televisación del Mundial Brasil 2014 la gestión anterior había pagado 19 millones de dólares.

"Cabe aclarar que la empresa licenciataria fue la misma en los dos casos (TyC International B.V.). La transmisión por la Televisión Pública Argentina incluyó 32 partidos en ambos casos (2014 y 2018)", explicaron desde el Sistema Federal de Medios Públicos.

Y agregaron que "los derechos adquiridos por RTA, del Mundial 2018, incluyeron la transmisión por Radio Nacional y sus 49 emisoras de todo el país, y el acceso a los partidos por Cont.ar, la nueva plataforma de contenidos públicos y gratuitos".

Siempre según la información oficial, la Televisión Pública Argentina pagó 1,5 millones de dólares para realizar la producción del Mundial de Rusia. En el Mundial Brasil 2014 la gestión anterior pagó USD 5 millones (Euros 1.112.838 y USD 3.447.950) para realizar la producción del mismo. Por otra parte, en 2014 no hubo venta publicitaria en el marco del Programa Fútbol Para Todos en la transmisión de los partidos.

Los ingresos por venta de espacios publicitarios del certamen que acaba de finalizar se aplicaron al pago de los derechos de televisación y de producción. RTA cedió espacios publicitarios, a riesgo de venta de la empresa productora, por un total de hasta USD 6 millones.

"En definitiva, la diferencia de costos de televisación fue de USD 19,5 millones", se informó.

Y se explicó que "para realizar la producción del Mundial 2018, la Televisión Pública Argentina decidió llevar 23 empleados de su nómina y tres de Radio Nacional. En el 2014 fueron 59 los empleados que viajaron a Brasil".

La televisación del Mundial de Rusia 2018 por la pantalla de la Televisión Pública Argentina marcó un récord de espectadores con un pico de rating de 50 puntos convirtiéndose así el programa de TV más visto del primer semestre del año.