José María Arancedo renunció como obispo de Santa Fe (Adrián Escandar)
José María Arancedo renunció como obispo de Santa Fe (Adrián Escandar)

El papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor José María Arancedo como arzobispo de Santa Fe y lo reemplazó por el hasta ahora obispo de San Miguel, Sergio Alfredo Fenoy, que manejará una Arquidiócesis que cuenta con 88 parroquias y reúne a casi 800.000 feligreses.

De 58 años, Fenoy es laureado en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y del Consejo de Asuntos Jurídicos de la Universidad Católica Argentina.

Arancedo, de 77 años, quien presidió la CEA entre 2011 y 2017, había presentado su renuncia al pasar el límite de 75 años que rige para el retiro.
En 2011, había sucedido al entonces cardenal Jorge Bergoglio como presidente de la CEA, y luego de cumplir los dos mandatos permitidos por carta orgánica, fue reemplazado a fines del año pasado por monseñor Oscar Ojea.

Hasta ahora, Sergio Fenoy era obispo de San Miguel
Hasta ahora, Sergio Fenoy era obispo de San Miguel

En una de sus últimas entrevistas como obispo, Arancedo había afirmado que su tiempo "ya se ha cumplido". En diálogo con LT10, realizó un balance  durante su tiempo a cargo de la arquidiócesis de Santa Fe, e indicó: "No voy a ser ingenuo y decir que todo está bien… tal vez ha habido expectativas que no se cumplieron, pero en general mi juicio es positivo".

Además, expresó que su mayor deseo es "volver a ser un sacerdote, confesando, visitando enfermos, siendo capellán de alguna casa, (…) volver a ejercer el ministerio" que dio sentido a su vida.

SEGUÍ LEYENDO

Con información de Télam