El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren
El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren

El grupo de trabajo de Sustentabilidad Climática del G20 comenzó hoy dos días de reuniones con el objetivo de trabajar sobre la adaptación al cambio climático, generar estrategias y mecanismos para la reducción de emisiones de gases de invernadero a largo plazo, y movilizar flujos de financiamiento climático.

Durante el evento, realizado en el CCK en Buenos Aires, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Argentina, Sergio Bergman, remarcó la importancia de la cooperación internacional. "Todos compartimos la responsabilidad sobre las futuras generaciones. Es el momento de actuar, de construir consenso para un desarrollo equitativo y sostenible", dijo. "Tenemos todos los recursos para abordar el desafío del cambio climático para transformar la realidad y abrir la puerta a un futuro seguro y estable para todos", agregó.

Por su parte, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, habló sobre el desafío regional en términos energéticos: "América Latina tiene por delante una serie de oportunidades para construir un sistema energético más sostenible, para mejorar la infraestructura y brindar acceso seguro a la energía para toda la población".

Al grupo de trabajo se le presentarán cuatro documentos, pedidos por la presidencia argentina y preparados por diferentes entidades internacionales: la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente (PNUMA), el Instituto de Recursos Mundial (WRI, por sus siglas en inglés) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Estos instrumentos son la base para realizar un compilado de mejores prácticas y un plan de trabajo de acción climática para responder a fenómenos extremos. En ese sentido, el foco está puesto en modelos para la generación de infraestructura resiliente y la generación de empleo.

Como la región de América Latina y el Caribe sufre de condiciones climáticas extremas que pueden deteriorar la infraestructura y destruir medios de subsistencia -afectando principalmente a los más vulnerables-, la propuesta es trabajar sobre un enfoque inclusivo y pragmático, que atienda las realidades de los países y los esfuerzos para adaptarse a los efectos adversos del cambio climático.

La acción climática fue abordada en el G20 por primera vez en 2008. En 2017, la temática fue integrada al trabajo formal del grupo de trabajo de Sustentabilidad, que incluía también cuestiones energéticas, y este año, durante la presidencia argentina, es tratada por primera vez por un grupo específico.

Seguí leyendo: