Aunque ya estaba comprobado que Antonio Manuel Gentile no había sido víctima de la última dictadura militar –está vivo y reside en Estados Unidos-, había quedado como información que su hermana, María Estela Gentile, sí había desaparecido durante el último período de terrorismo de Estado.

Sin embargo, ahora el propio doctor en física nuclear lo desmintió: "No tengo una hermana desaparecida". Sucede que María Estela Gentile no es pariente suya: "No tiene nada que ver conmigo".

Las declaraciones de Gentile son producto de una conversación por teléfono con Peter Thieberger, ex compañero de estudios del físico, que fueron reproducidas por el portal Río Negro.

Gentile junto a sus compañeros de promoción, en 1959
Gentile junto a sus compañeros de promoción, en 1959

"Me dijo que la que tuvo problemas en la dictadura fue su cuñada, pero que ella está bien, viviendo también en Nueva York", contó Thieberger, quien compartió la habitación con Gentile mientras estudiaban en los departamentos del Centro Atómico Bariloche, donde ahora funciona el Instituto Balseiro.

Sobre cómo reaccionó Gentile ante esta situación, Thieberger explicó: "No me dio muchos detalles. Estaba sorprendido de que lo consideraran desaparecido. Me dijo que había una confusión con la física que desapareció".

El pañuelo blanco que recuerda a Antonio Gentile en el Centro Cívico de Bariloche
El pañuelo blanco que recuerda a Antonio Gentile en el Centro Cívico de Bariloche

La historia del físico tomó estado público luego de que el Instituto Balseiro lo homenajeara junto a otros desaparecidos y le abriera un legajo para incluirlo en la lista de la Conadep. Sin embargo, él confirmó que estaba con vida junto a su familia en Estados Unidos.

La confusión se empezó a gestar cuando viajó de Estados Unidos a la Argentina en 1977 para, supuestamente, buscar a su hermana desaparecida. De acuerdo con los archivos del Programa de Verdad y Memoria, Gentile habría estado en una oficina pública por este tema.

La placa conmemorativa en el Centro Atómico de Bariloche
La placa conmemorativa en el Centro Atómico de Bariloche

Los colegas y amigos de Gentile no tuvieron más noticias suyas después de aquella visita. Por eso, en algún momento ya en democracia, su nombre comenzó a mencionarse entre los científicos desaparecidos por la dictadura, aunque las condiciones de esa desaparición no eran más que versiones confusas. Lo único cierto era que la última vez que Gentile fue visto vivo fue en 1977, en el aeropuerto de Nueva York o en Buenos Aires, según quién lo refiriera.

El Instituto Balseiro emitió un comunicado para explicar los motivos que la llevaron a considerar a Gentile como un "desaparecido", haciendo hincapié en que a partir de 1977 no hubo noticias ni contacto posible con él: "Ex alumnos y profesores del IN lo consideraron desaparecido y realizaron a lo largo del tiempo varios intentos por encontrarlo".