(IStock)
(IStock)

En el marco del tratamiento del nuevo Código Urbanístico, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires suspendió por 180 días el otorgamiento de permisos de obras nuevas y ampliaciones para edificios de perímetro libre que superen los 12 pisos, la altura máxima permitida dentro el proyecto.

La medida abarca a todos los barrios de altura media y baja, y no incluye las áreas donde están autorizados esos emprendimientos, como el corredor de avenida del Libertador, Puerto Madero y la zona de Catalinas.

El objetivo es frenar por el término de seis meses cualquier intento de construcción que vaya en contra de la futura normativa, respetando los derechos de aquellos que ya obtuvieron sus permisos de construcción con antelación al envío del proyecto.

El decreto se hará oficial mañana, mientras se continúan evaluando los nuevos códigos urbanístico, de edificación y la ley de plusvalía urbana, un paquete de leyes que busca actualizar la normativa que rige dónde, cuánto y con qué criterios se construye en el territorio porteño.

Los cambios de perfil urbano y morfológicos de la Ciudad se proyectan para los próximos 20 años. Entre las características principales de la normativa se destaca que los barrios bajos seguirán siendo bajos, definiendo las alturas máximas de construcción según el barrio y respetando la altura existente.

También, determina seis alturas distintas según las zonas, en reemplazo de las 27 que rigen en la actualidad. Estas van desde planta baja y dos pisos (9 metros) hasta planta baja y 12 pisos (38 metros).

(IStock)
(IStock)

Además, se incorporarán criterios de sustentabilidad al incluir el compromiso ambiental para las nuevas construcciones a través de la incorporación de los conceptos de techos verdes o cubiertas reflectivas, entre otras.

Por su parte, la ley de plusvalía urbana tiene previsto que aquellas parcelas que se vean beneficiadas con más capacidad constructiva paguen una contribución para el desarrollo de infraestructura social y de servicios.

Estas medidas servirán para reemplazar al Código Urbanístico vigente, que fue desarrollado en 1977 (el de edificación data de 1943). Durante el proceso para definirlas, participaron vecinos, asociaciones profesionales y académicas.

SEGUÍ LEYENDO: