Ordenaron la detención del hombre acusado de arrojar a su hijo por la ventana

El 10 de octubre pasado Renzo, de 7 años, estaba al cuidado de su papá y la pareja cuando, en circunstancias que aún se desconocen, cayó desde un séptimo piso y falleció. Angela Donato, mamá del chico, había denunciado al padre en diversas oportunidades por violencia familiar y pocos días antes le había advertido a la jueza que, de mantener su vínculo con el menor, podía terminar en una tragedia.

El jueves pasado la justicia de Garantías de La Plata ordenó la detención Diego Villanueva, padre de Renzo, y su pareja Rosa Martignoni pero la medida no se hizo efectiva aún porque la defensa tiene tres días hábiles para apelar la resolución.

El fiscal penal Marcelo Romero fundamentó la solicitud de detención con los resultados de los peritajes de la Policía Científica y la DDI de La Plata sobre el accidente, que determinaron que la caída desde el balcón del departamento de su padre "necesariamente debió tener una velocidad inicial, producto de un impulso" y descartó que el niño haya podido perder el equilibrio.

La causa fue recaratulada ahora como homicidio y la jueza platense Marcela Garmendia ordenó la detención. Sin embargo, esa decisión está ahora en manos de la Cámara de Apelaciones y, en caso que lo detengan, esperar la fecha del juicio.

Angela y Renzo, el menor de sus hijos.
Angela y Renzo, el menor de sus hijos.

Después de terminar una relación conflictiva de dos años, Angela se enteró que estaba embarazada y sufrió durante toda la gestación de su bebé las peleas con su ex pareja que, según contó en otra oportunidad a Infobae, "no mostraba ningún tipo de interés por su hijo". Los médicos sospecharon que Renzo podía nacer con síndrome de down y se los comunicaron. "Él me dijo: 'Voy a presenciar el parto, si tiene algo y se le nota, lo estrello contra la pared'", contó Angela.

Restricciones de acercamiento y regímenes de visitas mediante, la infancia de Renzo estuvo marcada por los acercamientos y el desinterés de su padre y la violencia que ejercía el hombre con su madre, que estaba a cada momento más preocupada de que su ex pareja la lastimara a ella o al hijo que compartían. Incluso en varias oportunidades él la amenazó y sugirió que las cosas podían terminar mal pero no obtuvo respuestas de la justicia. "La jueza me contestó que yo me estaba victimizando porque tenía un hijo discapacitado", dijo.

Incluso el abogado que le asignaron en la Defensoría del departamento judicial de La Plata -porque ella no podía pagarse uno- le advirtió en su momento que si seguía quejándose podía perder la tenencia. "Le dije que si me obligaban a revincularlo con el padre Renzo iba a volver golpeado, que me lo iba a matar. Me recomendó que no dijera eso, que me iban a terminar internando por loca".

 

"Se lo dije a la jueza: 'Esto va a terminar en tragedia'. Me contestó: 'No seas dramática'", narró Angela. Efectivamente, una noche Angela recibió una llamada donde le avisaban que Renzo había tenido una caída fuerte y  había fallecido antes de llegar al Hospital de Niños de La Plata.

Según las declaraciones de Diego Villanueva, su hijo "estaba jugando en una habitación que da a un patio interno cuando se le cayó un juguete" y por eso se habría asomado y perdido el equilibrio.

"Cada resultado de pericia confirma lo que ya dije durante tantos años", cuenta Angela a Infobae por teléfono. "Eso lo que más me moviliza. ¿Por qué no me escucharon antes? Lo expliqué, lo dije de la misma manera que lo digo ahora. En el juzgado contaba lo que sucedía, como era él, explicaba que él era violento. Si me hubieran escuchado antes hoy mi bebé estaba acá conmigo".

"Ni siquiera tenían que escucharme, con observar alcanzaba", dice Angela con la desesperación de haber insistido por años que Villanueva era violento. "La última audiencia fue el viernes 6 de octubre y el martes 10 Renzo estaba muerto. Yo le decía a mi abogado 'mirá como lo ignora. Yo tengo que estar demostrando quién soy como mamá y él lo ignora. ¿Nadie ve que lo ignora?'".

Angela tiene miedo que la cámara no resuelva la detención de Villanueva antes de que comience la feria judicial porque cree que en enero el acusado podría fugarse. "Tiene medios económicos para hacerlo y contactos. Si la cámara no lo hace ya, Diego se fuga", dijo. "Tengo terror porque si antes cuando no le pasaba nada lo tiró a Renzo por la ventana ahora que sabe que va preso si o si no sé de qué puede ser capaz".

Ella lo conoce y le preocupa que él y su mujer estén en libertad.  "Debe estar enloquecido", asegura y remarca que "si en este estado sale a calle es una bomba de tiempo". "Dejar un tipo y una mujer que fueron capaces de tirar a un nene por la ventana en libertad a mi me parece increíble. A mi ya me sacó un hijo, tengo miedo que me saque otro", manifestó Angela, que es madre también de Noelia, su primer hija.

Angela cuenta que su vida se quedó atascada en el día que Renzo no estuvo más: "Yo sigo haciendo todo como si estuviera Renzo, le acomodo la ropa, le arreglo la habitación. No sé lo que es cocinar ni siquiera. Todo me hacen porque estoy paralizada en ese día". El duelo, mientras su ex pareja esté libre le es difícil de procesar.

"Quiero que se deje de hablar de su muerte y quiero hablar de su vida, de mi bebé que ese mediodía me dijo 'te amo' cuando planeábamos su cumpleaños", dijo. "Esto se lo debo a él. Los que lo mataron tienen que pagar como corresponde. Quisiera poder decirle que lo logramos, como decía él siempre que conseguía algo".

Esta semana Ángela recibió el boletín de su hijo, con sus dibujos y tareas, que hacía con esfuerzo y contra las limitaciones que se supone tienen quienes viven con el síndrome. "Ese fue renzo, un gigante".

Su mamá quiere que todo su dolor y su lucha al menos puedan dejar un precedente mejor para que o haya "más Renzos". "El caso de Renzo tiene que servir. No estamos todas locas y despechadas. Si una mujer está ocho años insistiendo y diciendo que tiene miedo la tienen que escuchar, por lo menos tienen que sospechar", dice con la angustia que le produce pensar qué otra hubiera sido la historia si alguien hubiera prestado atención a lo que tenía para decir.

LEA MÁS: