Circular por Belgrano puede resultar más dificultoso de lo habitual, al menos hasta que a mediados de 2019 finalice la obra del viaducto elevado que correrá entre las avenidas Dorrego y Congreso, sobre la traza del ferrocarril Mitre. Desde anteayer los cruces a nivel de La Pampa y en los próximos días el de Olazábal permanecerán cerrados por unos 20 días por esa obra.

Aunque ayer quedó habilitado el paso de Olleros y unos días antes, el de Sucre, mientras se colocan los pilotes para el viaducto elevado y se trabaja en las vías alternativas para no interrumpir el ferrocarril, los vecinos deberán tomar caminos alternativos si quieren cruzar con sus autos desde o hacia la Avenida del Libertador.

Así lo recomienda Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA) quien realiza los trabajos en conjunto con el Ministerio de Transporte de la Nación. Para quienes circulan por La Pampa recomiendan tomar 3 de Febrero hasta Mendoza y de allí hasta Miñones en el Bajo Belgrano para luego retomar La Pampa. Este camino tiene la dificultad de atravesar las Barrancas de Belgrano. La otra opción es La Pampa, luego Virrey Vértiz, Del Libertador, Migueletes, Lacroze, nuevamente Libertador por el viaducto y retomar La Pampa.

Para quienes circulan en dirección contraria y utilizan habitualmente Olazábal para cruzar la vía se recomienda tomar por esa calle Arribeños hasta Monroe, luego O'Higgins hasta retomar Olazábal.

"Se colocaron 48 pilotes y la demolición de la estación Lisandro de la Torre tiene un 75% de avance, además está avanzando la colocación de las vías alternativas que servirán para independizar el servicio ferroviario de la obra. Por esta razón, estuvo cerrado el paso a nivel de Olleros, que se habilitó anteayer y hoy se habilita Sucre. En los próximos días será el turno de cerrar el paso a nivel de Olazábal", indicaron voceros de AUSA.

La obra forma parte del sistema que forma la Red de Expresos Regionales (RER) que conectará el Norte y el Sur del conurbano.

El viaducto correrá en la traza que va entre las avenidas Dorrego y Congreso y estará terminado en 2019, según los planes oficiales. Tiene un recorrido de de 3,9 kilómetros y un costo de 2600 millones de pesos que pone la Nación.  Al elevar las vías, se eliminarán ocho barreras ferroviarias en los cruces con las calles Olleros, La Pampa, Sucre, Juramento, Mendoza, Olazábal, Blanco Encalada y Monroe. A su vez, se abrirán dos nuevos pasos: Echeverría y Roosevelt.

Los trabajos incluyen la renovación total de las estaciones Lisandro de la Torre y Belgrano C, que estarán ubicadas en altura. Debajo del viaducto, se generarán nuevos espacios públicos verdes, zonas de servicios y áreas de esparcimiento para el disfrute de los vecinos de Palermo, Belgrano y Núñez.

"El trabajo conjunto con el gobierno nacional nos permite avanzar en una serie de problemáticas que eran de imposible solución sin la cooperación de los distritos. Las barreras en la Ciudad tienen un fuerte impacto en el día a día de los vecinos: accidentes con alto porcentaje de mortalidad de las víctimas, trabas para que el tránsito circule fluidamente y mucho impacto ambiental en ruido y emisión de gases por la combustión de los autos y colectivos en espera", indicó Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte porteño.

La obra requerirá la producción de 1.400 dovelas para conformar la estructura del viaducto. "Las mismas se ejecutarán en una fábrica especialmente montada para proveer la obra con casi 100 empleados abocados a la tarea. Producirá un promedio diario de 6 dovelas", indicaron en AUSA.

Desde 2008 se construyeron 27 pasos bajo a nivel, y actualmente la Ciudad está avanzando con la ejecución de otros dos: uno en la avenida Nazca y las vías del ferrocarril San Martín, y otro en la avenida Balbín, en su cruce con la línea Mitre.

Además, junto al Ministerio de Transporte de la Nación, se están realizando otros dos viaductos elevados, en el San Martín y en el Belgrano Sur. Estas obras, más el muy prometido soterramiento del Sarmiento, se eliminarán 74 pasos a nivel.

"A través de las obras de los viaductos vamos a solucionar estos temas y recuperar al tren como transporte inter-barrial: hoy solo el 1% de los viajes en la Ciudad se hacen en tren, y es por la falta de frecuencias. Con la eliminación de barreras, el tren recupera terreno como una opción de transporte público para los porteños", agregó Moccia.

LEA MÁS: