Pasajeros esperan en Aeroparque (Imagen de archivo – Adrián Escandar)
Pasajeros esperan en Aeroparque (Imagen de archivo – Adrián Escandar)

Un reclamo salarial de los gremios aeronáuticos generó cancelaciones, demoras y reprogramaciones de vuelos en las terminales aéreas de Ezeiza y Aeroparque, donde hay un enorme malestar de los pasajeros.

"No vamos a movernos por un apriete sindical", advirtió el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mario Dell'Acqua, quien consideró que el pedido de aumento realizado por los sindicatos es desmesurado.

"Después del 42% que pagamos el año pasado, ellos pretenden valores que nos dejan afuera del nivel razonable", aseguró Dell'Acqua en declaraciones a Radio Mitre. "Hoy el empleado de Aerolíneas tiene un buen nivel salarial, ni hablar en comparación con el resto de los empleados del Estado", apuntó.

Los sindicatos exigen un aumento del 26%, contra el 16 más un bono que ofrece la empresa. "El sueldo promedio de la empresa es de 70 mil pesos. Queremos que mantengan su nivel salarial más un bono que compensa el año pasado, que se pagó fuera de convenio y eso lo lleva más o menos a un 20%", explicó el titular de Aerolíneas.

Mario Dell’Acqua, presidente de Aerolineas Argentinas.
Mario Dell’Acqua, presidente de Aerolineas Argentinas.

Los trabajadores volvieron a sus puestos a las 8, pero retomar el cronograma normal de actividades llevará al menos un par de horas; siempre que el conflicto y las medidas de fuerza no recrudezcan, porque aún falta que concluya la negociación salarial: esta tarde habrá una reunión que puede ser decisiva para dirimir las diferencias.

Dell'Acqua pidió "disculpas" por "esta medida absurda que los gremios dicen que es una asamblea, pero en realidad es un paro", y precisó que eran "7 mil" los pasajeros afectados.

Al ser consultado en radio La Red por las motivaciones que puede tener esta medida sindical, Dell'Acqua no descartó que haya cuestiones vinculadas a la política. "La mayoría de los gremios son kirchneristas. Si el paro lo hubieraan hecho unops días antes, podía pensar que era sólo una discusión salarial. Pero justo en este fin de semana largo, con el día de la madre de por medio… Nos genera mucho dolor", concluyó.

Los gremios que provocan los perjuicios a los pasajeros son: APA, APTA, UPSA, UALA y APLA, cuyos representantes rechazan un aumento ofrecido por la compañía.

"Tuvimos una oferta que nos pareció muy, muy insuficiente", consideró Rubén Fernández, secretario General de UPSA, en diálogo con Luis Novaresio por radio La Red.

A las 7 de la mañana había 17 vuelos cancelados y el hall de la estación aérea metropolitana estaba colmado de pasajeros intranquilos que pretendían saber si iban a poder viajar y llegar a tiempo a destino.

En el Aeropuerto Internacional de Ezeiza se registraba –por el momento– un demora en el vuelo AR 1360 con destino a la ciudad colombiana de Bogotá.

El sindicalista apuntó directamente y responsabilizó por lo problemas que padecen los pasajeros al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. "Salió a pegarnos por todos lados, a decir que estábamos tomando medidas cuando estábamos negociando en el Ministerio de Trabajo. Siempre somos nosotros los patoteros", enfatizó.

Respecto a las demoras y cancelaciones, el sindicalistas se justificó: "Le informamos a los compañeros cuál es la oferta y ahora los cuerpos de delegados están haciendo lo mismo para que la gente decida si acepta o no la propuesta".