(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

Los alumnos de al menos 28 colegios de la ciudad de Buenos Aires decidirán durante la jornada de hoy –y en asambleas simultáneas– si continúa la toma de los edificios en repudio a la reforma educativa que busca impulsar el Ejecutivo a partir de 2018.

"Una mesa de trabajo de tres meses para nosotros es insuficiente. El grito unánime es pedir la suspensión de la reforma por un año para discutir a partir del 2018 la reforma como corresponde", señalaron desde el centro de estudiantes del Mariano Acosta.

Por otro lado, el ministro de Justicia, Germán Garavano, advirtió hoy que las tomas de escuelas secundarias constituyen "una ilegalidad". "Es algo que repudio; hay otras maneras de manifestar una protesta y generar caminos de diálogo. La toma de los alumnos, la pérdida de días de clases, no es el camino, porque perjudica a miles de compañeros", indicó el ministro en diálogo con radio La Red.

En tanto, el fiscal de la ciudad Carlos Rolero Santurian, advirtió que los padres pueden tener “responsabilidad penal” por la ocupación de los edificios. “Se estaría configurando la posible comisión de un hecho ilícito y por eso sigo instruyendo las actuaciones, si no creyera eso no seguiría con las actuaciones”, explicó.

LEA MÁS