La policía cordobesa realizó 15 allanamientos, en los que detuvo a tres personas, tras los destrozos protagonizados el pasado lunes por un grupo de violentos en el marco de la marcha contra el "gatillo fácil".

En esa manifestación, encapuchados quemaron neumáticos y destruyeron vidrieras de locales comerciales en pleno centro de la capital cordobesa.

Los procedimientos fueron ordenados por la fiscalía de Instrucción a cargo de Gustavo Dalma, quien investiga la supuesta comisión de delitos comunes.

Según comunicó la fiscalía, dos de los detenidos son investigados bajo la figura de intimidación pública y el tercero por resistencia a la autoridad.

Durante los operativos fueron secuestrados elementos relacionados a la causa: dos camionetas, que fueron usadas para el traslado de los elementos usados en los disturbios, como pinturas de colores varios, papelería con inscripciones, elementos pirotécnicos, palos, pecheras, bolsas con piedras y pancartas.