La Corriente Cálida Humanística haciendo llegar sus donaciones en una localidad del Chaco.
La Corriente Cálida Humanística haciendo llegar sus donaciones en una localidad del Chaco.

La fundación surgió en 2004 y fue reconocida oficialmente en 2007 por la Inspección General de Justicia de la República Argentina. Desde sus inicios se dedicó a brindar ayuda de manera independiente y a través del trabajo y donaciones voluntarias a distintas instituciones y localidades donde las necesidades básicas apremian: geriátricos, hospitales, comedores y centros de día son algunas de las instituciones objetivo de las gestas voluntarias de la "Corriente Cálida".

Desde 2008 este grupo realiza sus llamadas "cruzadas". Las cruzadas se preparan durante todo el año, sin ningún tipo de influencia partidaria, religiosa o empresarial. La red de voluntarios de la Corriente Cálida trabaja para conseguir recursos materiales y económicos con el objetivo de mejorar la vida de comunidades en emergencia de distintos lugares de nuestro país, especialmente la comunidad Wichi del impenetrable chaqueño.

Los niños son quienes más sufren la carencia y desnutrición en el Impenetrable.
Los niños son quienes más sufren la carencia y desnutrición en el Impenetrable.

Una lucha que persiste

Desde hace nueve años y de manera ininterrumpida, la fundación dirige estas caravanas solidarias con equipos de alrededor de quince voluntarios liderados por Cristina Sánchez a una de las zonas más pobres y postergadas de nuestro país.

Pero además de las donaciones materiales -siempre necesarias y bienvenidas- la fundadora y miembro de honor de la Corriente Cálida, destaca la enorme necesidad de estas comunidades de ser también integradas a través del afecto, el contacto humano y la comprensión:

“No se trata sólo de ayudar con donaciones sino también de generar una corriente cálida, de afecto con el otro”.

Sin más intermediarios que los cruzados autoconvocados, el objetivo de este nuevo viaje es entregar materiales para construcción, herramientas, alimentos, vestimenta, juguetes, colchones y calzado en el transcurso de una semana en las localidades de el Vizcacheral, El Sebilar y Tres Pozos, lugares donde tanto wichis como criollos viven todavía en condiciones de extrema pobreza, postergación y exclusión.

Cristina Sánchez entregando una motosierra para facilitar el trabajo en el monte.
Cristina Sánchez entregando una motosierra para facilitar el trabajo en el monte.

Además, hace dos años, la fundación comenzó a trabajar pensando a largo plazo en estas comunidades, tratando de lograr más que sólo cubrir las necesidades más urgentes mediante donaciones. En 2015 comenzó la construcción de un Centro de Integración Comunitaria donde los habitantes podrán aprender oficios como albañilería, carpintería, agricultura, electricidad y plomería.

El siguiente video muestra imágenes de la Cruzada de 2014, también a estas localidades postergadas del chaco profundo.

Quienes deseen conocer más o colaborar con las acciones de la Fundación Corriente Cálida Humanística, pueden hacerlo visitando su página web y también y por E-mail a donaciones@fundacioncch.org.ar o comunicándose al 46274338.