Daniela Castro tuvo que abandonar el colegio y prostituirse para sobrevivir. Hoy es precandidata a senadora.
Daniela Castro tuvo que abandonar el colegio y prostituirse para sobrevivir. Hoy es precandidata a senadora.

Daniela Castro vive en Mar del Plata. Alma Fernández, en la Ciudad de Buenos Aires. Las dos son mujeres trans y la distancia entre ellas es sólo geográfica. Las dos atravesaron la discriminación y la marginalidad desde la infancia. Las dos se vieron obligadas a abandonar el colegio. Las dos tuvieron que prostituirse para sobrevivir. Camila Maza, en cambio, vive en Salta. Es actriz y cantante y, aunque también es una mujer trans, se considera "una afortunada" porque no terminó en la calle. Daniela, Alma y Camila tuvieron vidas distintas pero hay algo que hoy las une: las tres son precandidatas a tres cargos distintos y representando a distintos partidos políticos. Las tres tienen varias razones por las que quieren ganarse un lugar en las PASO.

Alma Fernández llegó desde Tucumán en noviembre de 2001. "Vine expulsada por la pobreza, en un camión por la ruta 9. Tenía 13 años, estaba sola, y un mes después el país explotó. Todavía me pregunto cómo una criatura llega en un camión para prostituirse en la plaza de Flores y nadie hace nada, a nadie le llama la atención", dice ella, en diálogo con Infobae.

Tiene 30 años y la pobreza fue el hormigón con el que empezó a construirse su vida. "Mi mamá me tuvo cuando tenía 13 años así que yo fui criada más bien por mis abuelos. Éramos una familia muy numerosa y vivíamos todos juntos. No había muchas opciones: había que salir a pedir, a cazar o a robar", cuenta ella, que es precandidata a diputada por la Ciudad del partido "Ahora Buenos Aires".

Como sus abuelos no querían hacer diferencia entre los chicos a los que criaban -quiénes podían ir a estudiar y quiénes tenían que salir a pedir-, Alma dejó el colegio cuando terminó segundo grado. En ese contexto y antes de entrar a la adolescencia, empezó a travestirse.

"Cuando llegué a Buenos Aires me prostituía o robaba celulares en el tren Sarmiento. Nunca tuve ni siquiera una entrevista de trabajo y aún hoy la prostitución sigue siendo mi fuente de ingresos. Esa vida parece un destino para muchas chicas trans. Yo lo llamo 'travesticidio social' y no me refiero solo a las travestis que son asesinadas en la calle; me refiero a que el abandono por parte del Estado permite que esto suceda".

Alma recuerda los detalles del día en que estaba en la Plaza de Flores y alguien pasó repartiendo volantes del Bachillerato Popular Mocha Celis, conocido como "la escuelita de las travas". "Me cambió la vida porque entendí que la educación es una herramienta tan poderosa que puede romper esa esclavitud".

Así, terminó la primaria, la secundaria y está cursando una Diplomatura en Género y Participación Política en la Universidad Nacional de General Sarmiento. No sólo es la primera de toda su familia que puso un pie en la militancia y en la política: es la primera que terminó el colegio y empezó la universidad, algo que en su hábitat primario sigue siendo considerado "cosa de ricos". 

"No sé si voy a ganar -dice- pero quiero sentar un precedente para seguir abriendo caminos, no solo para nosotras sino para las generaciones que vienen". Lo que quiere es luchar por la reglamentación del cupo laboral trans (que contempla que el 1% de los puestos de trabajo de la órbita estatal sean reservados para personas trans). "Cuando las chicas transexuales pueden acceder a un trabajo no están en la calle. Hay que pensar que las travestis tienen un promedio de vida de 35 años, sólo el 1% llega viva a los 60. Un trabajo decente, porque la prostitución no es un trabajo, te salva de esa vida".

Daniela Castro tiene 42 años y atiende el teléfono desde Mar del Plata, donde vive. "Yo también atravesé una situación de prostitución en la década del 90 y eso marcó un antes y un después en mi vida. Había luchado mucho para no terminar parándome en una esquina. Me sentaba en la plaza a vender artesanías, trabajé en una herrería, pero no la pude evitar. La situación económica me superó", recuerda.

Estuvo en la "zona roja" de la avenida Luro y en La Perla y se recuerda en "un estado de rebeldía permanente": "Cuando paraba el patrullero, mis compañeras se subían, yo no. Después me llevaban igual y nos hacían firmar un acta que decía que estábamos desnudas y haciendo escándalos. No era verdad y yo no lo firmaba". El costo de la "rebeldía" fue alto: "Llegué a estar tres meses detenida, tirada en un calabozo común y aguantando los golpes por no acceder a hacerle favores sexuales a los comisarios".

Daniela -hija de una mamá ama de casa y un papá electricista-, había abandonado el secundario "por la discriminación que vivía" y, aunque aún no lo sabía "ya era una militante. Yo tenía muy claro que más allá de mi género yo era un ser humano y mis derechos valían como los de todos". Daniela llegó a la Ciudad de Buenos Aires después de que un jefe de calle le hiciera una recomendación: "Andate porque vas a terminar mal". Esta vez, la levantaron en Palermo y pasó 20 días detenida. "Ahí dije: bueno, o me vuelo la cabeza por la vida que tengo y la que me espera o le busco la vuelta para poder salir".


Así, accedió a un programa social y aprendió a coser en un Club del Trueque: "Me pagaban cinco centavos el bolsillo, para mí era la felicidad total". Después, empezó a trabajar en el sector de Administración de la CTA y luego en la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia. Cuando tuvo la oportunidad, empezó a dar capacitaciones a los miembros del Servicio Penitenciario para que otras mujeres trans detenidas no vivieran lo que ella había vivido. 

En 2011 fue precandidata a concejal del Frente para la Victoria y ahora es precandidata a Senadora provincial por la quinta sección electoral del partido "Vamos" (formado por organizaciones como Patria Grande, La dignidad y Peronismo Revolucionario, entre otras).

"Quiero ganarme un lugar para que se entienda que las mujeres trans no estamos para pararnos en una esquina. Pero también podemos discutir sobre otros problemas, no solo los nuestros. Creo que todo lo que hago tiene un plus, que es el hecho de haberla pasado mal y poder ponerme en el lugar del otro".

Camila Maza tiene 29 años. Es salteña, trans, profesora de danza clásica, cantante, coreógrafa y actriz. "A los 11 años yo ya tenía claro que quería ser Camila. Y a los 14 comencé a hacer la transición", cuenta a Infobae.

Su madre se enteró leyendo un cuaderno – "mis bitácoras"- en donde Camila escribía lo que sentía, en femenino. "Por ejemplo: no estoy contenta con la imagen de mí que veo en el espejo. Para mi madre fue duro pero lo entendió y me contuvo mucho. Ella me decía: 'vos podés hacer lo que quieras, ser lo que quieras ser, pero siempre con la frente en alto. Y gracias a ese apoyo no terminé en la calle ejerciendo la prostitución. A mí no me echaron de casa, pero esa no es la suerte que corren la mayoría de las chicas como yo".  

Camila Maza es actriz, cantante y profesora de danza. Ahora también es precandidata a concejal.
Camila Maza es actriz, cantante y profesora de danza. Ahora también es precandidata a concejal.

Hubo, en su caso, dos anillos de protección. Su madre fue uno, el mundo artístico, el otro. "Siempre hay discriminación pero a mí no me importaba", dice. A los 17 años estrenó su primer espectáculo bajo el nombre artístico con el que se la conoce en Salta: Camila Spears. "Fue una remake de un tour de Britney Spears en un teatro de monjas. Desde ahí no paré: hoy hago animaciones, eventos y despedidas de solteras".

Fue este año que, después de varios ofrecimientos, finalmente aceptó incursionar en la política y se convirtió en la primera candidata a concejal trans de Salta. Su lista se llama Militancia y compromiso social y pertenece al Partido de la Victoria. "Mi idea es llegar al Concejo Deliberante y hacerle fuerza al cupo laboral trans, que está muy trabado. Y no sólo desde lo público sino lograr que se involucre el sector privado. Por ejemplo, que una persona trans pueda trabajar en un hotel atendiendo a los turistas, atender un negocio en el shopping o un local de comida".

También quiere ocuparse de otros temas, como el trabajo en negro que hay en su ciudad y crear una app para que los ciudadanos puedan hacer llegar sus reclamos a los concejaes de manera directa. "Yo no sé si me considero una persona de la política pero sí me considero una trabajadora social. Así que gane o no yo voy a seguir trabajando, yendo también a los comedores, para ayudar a los que no tuvieron la suerte que tuve yo".