La Policía Bonaerense realizó un imponente operativo denominado "Rápido y Furioso" y desbarató a una banda que robaba autos de alta y mediana gama y luego falsificaba su documentación para venderlos en el interior del país.

Según se informó desde la investigación, se realizaron 18 allanamientos en ciudades del conurbano bonaerense y del interior argentino: La Plata, Quilmes, Morón, Bahía Blanca y Carmen de Patagones. Además, se detuvo a nueve personas entre las que se encuentra una mujer.

"Es un operativo muy importante. Pudimos desbaratar a una banda que robaba a mano armada, tenía la producción de patentes, de grabado y de falsificación, tanto de stickers como los títulos de propiedad y eran vendidos en provincias del sur de la Argentina. Eran autos manchados con sangre", afirmó el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo.

El detenido de mayor renombre es Fabio Alberto Crucianelli, de 50 años, quien era el socio principal de Juan Suris, la ex pareja de Mónica Farro.
Crucianelli fue detenido en su casa quinta de Gonnet, La Plata, y está señalado como uno de los líderes de la organización.

De acuerdo con fuentes de la investigación, se supo que la banda robaba los vehículos en La Plata y el Gran Buenos Aires. Después se dejaba pasar un tiempo hasta que se "enfriaran" sus desapariciones. Mientras tanto, se conseguían patentes de autos similares a los sustraídos (en marca y color) y se falsificaba su documentación para venderlos, lo que representaba la tercera fase de la operación delictiva.

Entre los restantes detenidos, se apresó en la ciudad de City Bell a un hombre conocido como "El Stickeador", ya que era el responsable de fabricar stickers de seguridad para los autos.

A su vez, se detuvo en Quilmes a un hombre de un desarmadero, donde también se incautaron más de 1.100 autopartes, y en Morón a otras dos personas: una de ellas era dueña de un taller utilizado como pantalla, donde se secuestraron siete autos adulterados.

En Haedo, la policía arrestó al conocido como "imprentero", quien contaba en su domicilio con tres mil stickers con hologramas de seguridad DNPRA; en Bahía Blanca cayó el responsable del transporte de los vehículos al interior y en Carmen de Patagones fue esposado el dueño de una concesionaria de autos que vendía los vehículos en cuestión.

La investigación, que se inició hace más de un año, quedó en manos del Juzgado Federal Nº 3 de Morón.

LEA MÁS: